martes, 4 de mayo de 2010

Parto respetado en Colombia

Mis dos hijos menores nacieron en la casa. Nacieron con el acompañamiento de mi esposo, mis hijos y dos personas que gracias a la vida existen para darnos esta opción amorosa y magnífica de parir con conciencia y con amor: Mauricio Espinoza y Diana María Palacios, médico y partera.

Muchos desconocen la existencia de esta opción. No está contemplada en ningún plan de salud así que con gran esfuerzo pagamos todo el proceso, acompañamiento, curso de padres, y el parto como tal. Y es la mejor inversión que puede hacerse en la vida, tanto para la madre como para el bebé; no hay mejor recibimiento para el recién nacido que el amor y el cuidado que le brindan sus padres. Vale la pena, muuuucho.

Hace unos días apareció un artículo en la revista Carrusel del periódico El Tiempo. Así que quiero compartir la nota con todos aquellos futuros padres que desean una opción respetuosa y amorosa para la gestación y parto de sus hijos.

DE VUELTA AL PARTO NATURAL

  -->
Cada vez más mujeres en el país toman la decisión de tener a sus hijos en sus casas, acompañadas de sus parejas y alejadas de cesáreas y anestesia. Un médico recupera la naturalidad en el parto.


Parece más un profesor de filosofía. Su pinta, sus palabras. Mauricio Espinosa es médico ginecólogo, hijo de médico ginecólogo, pero hace veintidós años tomó un camino un tanto alejado de la medicina convencional. De hecho, hoy muchos se refieren a él como "un partero en pleno siglo XXI".
Un sábado en la tarde Espinosa está rodeado de mujeres embarazadas y otras tantas que acaban de dar a luz. Todas son sus pacientes y ninguna le dice doctor. Simplemente, Mauricio. Estas mujeres decidieron alejarse de clínicas y hospitales a la hora de dar a luz y optaron por tener sus hijos en parto natural, método que Espinosa promueve desde su consultorio. La idea es que, hasta donde la salud de la mujer y el bebé lo permitan, no exista ningún tipo de intervención de procesos ajenos que tanto imperan hoy en los servicios médicos. Espinosa lo resume en tres palabras: un método de parto natural, consciente y familiar. "El proceso del nacimiento se basta por sí mismo -explica-. Todo lo que se requiere para que evolucione está impreso en nuestros cromosomas y, salvo en casos de riesgos médicos, las intervenciones son más perjudiciales que benéficas". 

En tiempos en los que las cesáreas imperan, reinan los partos inducidos y acelerados a punta de hormonas, esas palabras podrían suponer una excentricidad. ¿Tener hoy un hijo en la cama de la casa, en una silla, en una bañera? Pues sí. Unas tres mil mujeres colombianas han sido atendidas con el método natural que practica Espinosa y que no es, para nada, invención suya.
Él mismo habla, de hecho, de quienes lo inspiraron. Una de las primeras personas que conoció en la práctica de nacimientos naturales fue la doctora Mabel Vallejo, con su Casa del parto en Medellín, "el primer sitio de parto natural en el país", afirma Mauricio. Pero, sobre todo, su inspiración ha sido el trabajo del médico francés Michel Odent, ginecobstetra pionero y defensor de este método. Odent, que a los 80 años sigue trabajando en Londres, fue uno de los primeros en tomar posición sobre las intervenciones innecesarias que alteran el curso del parto y en defender un sitio íntimo como el espacio ideal para que la mujer dé a luz. Es más, para Odent, mientras más sola esté en ese momento, el resultado es mejor. "Ella y una partera ayudante", ha dicho. Espinosa también opina que "la inducción del parto, la cesárea porque sí, los forceps, la anestesia, impiden la evolucion del proceso. Una mamá con anestesia no puede realizar el trabajo de parto ni adoptar posiciones adecuadas, como estar arrodillada".

'Y parirás con dolor'
Espinosa cita la Sagrada Escritura y recuerda esta frase: "Y parirás a tus hijos con el dolor de tu vientre". "Esto ha llevado a cultivar la idea de que el parto es un evento doloroso, imposible de tolerar y que, por lo tanto, sería mejor evitar su vivencia -dice-. Modificar esta percepción implica un trabajo de conciencia, un cambio de paradigma". Para eso, la pareja debe convencerse de que tiene todo lo necesario para vivir la experiencia del nacimiento de su hijo. Prepararse para eso exige, entre otras cosas, llevar una vida sana, hacer ejercicio cotidiano, alimentarse bien. "Y quererse y respetarse, sobre todo en este momento de la gestación -agrega Espinosa-. Porque el nacimiento es un acto mágico, pero también intenso. Eso es innegable. Física y mentalmente, la pareja debe estar preparada para abrazar la llegada de su hijo". Y especialmente, asumirlo en pareja.
Esto último se está volviendo casi imposible para las mujeres en clínicas y hospitales, donde en muy raras excepciones las dejan estar acompañadas de su pareja. "En los hospitales no permiten que la mamá esté con su esposo, y eso de entrada la quiebra, porque ella necesita su apoyo. Pero cómo van a permitirles si no están diseñados para eso. Son salones donde por lo menos hay cinco mamás en trabajo de parto simultáneo". Tampoco se cuenta con la libertad de pararse, sentarse, acostarse, meterse en la ducha, si es que lo desea. "Cuando tú estás sola, no tienes apoyo amoroso de nadie, no te permiten ni bajarte de la cama, tienes una dextrosa con líquidos endovenosos en el brazo, solo por si acaso, y se ha acelerado tu trabajo de parto, el proceso no fluye -afirma Espinosa-. Por eso, cuando uno habla con la mayoría de las mamás, los relatos sobre el parto no son precisamente festivos".

Diana Navarro, de 33 años, es una de las mujeres que tomó la decisión de tener a su hijo con parto natural y define así la experiencia: "Es una manera de vivir con más conciencia el embarazo y una mejor alternativa para el bebé, por todo el amor que se vive". Diana es médica y afirma que por eso sabía que en la medicina convencional no iba a encontrar esa tranquilidad y esa intimidad, porque es muy invasiva. "Además aquí mi esposo podía ser parte del proceso, lo que es difícil en la otra medicina.  Es algo que requiere esfuerzo, es cierto, pero es mejor así. En un hospital derivas todas las responsabilidades a otros. Aquí es un reto para ti". 

No solo en agua
Aunque se calculan unos 800 mil nacimientos en agua realizados en el mundo, el parto natural no implica necesariamente acudir a ese método. Es muy frecuente, también, el uso de la conocida "silla holandesa para parto", en la que la mujer se sienta y tiene la visión del bebé al nacer. O también puede ser sobre una cama, si la mujer lo prefiere. Aquí, es ella quien toma la decisión del lugar y de quién quiere que la acompañe, aunque la idea es que esté rodeada de pocas personas. La mujer tiene el control, diferente a un hospital donde el control lo tiene el equipo profesional. Laila Gómez, ingeniera, tomó el camino del parto natural por el índice tan alto de cesáreas innecesarias (que se calculan entre un 50 y 60 por ciento). "Con este método uno es una persona y el bebé también. Decidí tenerlo en la silla". 

En este método tampoco importa cuánto se demore el trabajo de parto. El equipo -conformado por médico especialista, preparadora y enfermera- llega con los elementos necesarios para una atención de bajo riesgo. "Es muy raro que una complicación se presente. De todas maneras, siempre está el plan B, que es trasladarnos a una clínica de nivel superior", aclara el médico. Está claro que a este tipo de parto solo pueden optar las mujeres que no han tenido ninguna complicación ni enfermedades de base. 

Desiré Ruiz es otra de las 'madres naturales'. Ya ha tenido dos hijos en su casa y sin intervenciones extras. "Considero que esa es la manera como tiene que ser -afirma-. Las mujeres nos merecemos respeto y nuestros hijos también. Mis dos hijos los he tenido en mi casa y en agua. Es un camino que no tiene por qué darle miedo a ninguna mujer. Estás en tu casa, relajada, acompañada".
Aquí el papá también asume un papel protagónico. Es, por ejemplo, quien corta el cordón umbilical, unos tres minutos después del nacimiento. Y durante la preparación ha aprendido a medir la barriga de su esposa, a tomarle la tensión, a pesarla, a hacer tactos y a oír el corazón del bebé. "El papá termina siendo el mejor partero", dicen varias de las mujeres que han vivido este método.
Para Catalina González y Edwin Prieto, que se alistan para tener dentro de dos meses su primer bebé, este es el mejor nacimiento. "Es así como deben llegar los bebés al mundo. Tenemos esa convicción. De esa manera no sufren ni física ni emocionalmente". Mauricio Espinosa acepta que estos papás, ahora, son "una selecta minoría. Pero en el futuro muchos más querrán vivir esta experiencia".

---------------------------------------

Edito hoy, enero del 2013, para contarles que Mauricio no está atendiendo partos desde hace algunos meses. 

Pero hay opciones para poder tener un parto respetado y humanizado, que son las que describo a continuación. Tenemos una red de doulas certificas por Doula Caribe, somos mujeres-madres que hemos profundizado en el tema del embarazo, parto y posparto para hacer un acompañamiento a  las familias y mujeres en este proceso. Nuestro trabajo se divide en tres momentos: 1) Preparación para el parto, crianza y lactancia 2) Acompañamiento en el trabajo de parto, el cual se puede realizar en clínica o en casa   y 3) Acompañamiento en el posparto, en la lactancia y primera crianza. Contamos entre nosotras con una partera quien tiene una experiencia de más de 15 años en esta labor (trabajó con Procrear y luego de manera independiente) y si es su deseo, se puede optar por la opción de parto en casa con ella y con una doula, como yo. Para más información me pueden contactar al 301 2800866.
 

12 comentarios:

Silvia dijo...

Oh, que emoción, mi primera hija nació con epidural, no pude aguantar a pesar de haberme preparado mucho para rechazarla. La segunda, ahí me pagué una doula todo nosotros, porque a mi marido le daba no sé qué tenerla en casa como yo quería. Estuve todo el tiempo aquí, y llegando al hospital con mi doula, una mujer lindísima y muy preparada, en 20 minutos nació mi bebé que gateó para amamantarse. Las dos han sido criadas con pecho hasta el año y medio o así en que lo dejaron.
Si hubiéramos tenido más, AHORA, después de ver lo que vió, mi marido SI se animaba a tener los hijos en casa. Hay mucha gente (y nosotras) que no estamos informadas ni preparadas emocionalmente, lo cual es triste. Pero como el 'homeschooling' esto no es para todos.
Para mí tener un bebé sin nada, con la ayuda de la doula (la cual le quitó tensiones a mi marido también) fue lo más bonito.

Zinnia Muñoz dijo...

Los dos peques nacieron en agua en una piscina inflable que trajo Mauricio. Creo que con Anuk estaba un poco caliente pero con Líam estaba a la temperatura perfecta, no lloró nada y el cordón se lo cortó Fabián como a los 10 o 15 minutos de haber nacido el gordo. La placenta "nació" como a los 20 minutos. Todo a su ritmo, sin afanes, sin presiones, muy a lo natural. Yo diría que el parto no es doloroso, más bien es intenso, que se parece pero no es lo mismo.

Parto respetado, parto en casa, no intervenciones innecesarias, es lo mejor, es fantástico.

Silvia dijo...

Ah, que chulada, en el agua, si, sin presiones, a mi lo que menos me gustó fueron esos veinte minutos en el hospital porque te meten prisas y yo me tensioné y ya quería salir de ahí, y no lo disfruté tanto como hasta llegar a la transición que estuve en mi casa tranquila.

Michel Odent dijo...

pues bien, el docotor michel odent, pionero en los partos en agua, revolucionario y visionario en los partos respetados, escritor de 12 libros traducidos a 22 idiomas entre otros, realizara una conferencia sobre este tema en Colombia .
se realizara en diciembre de esta año 2010.
es una gran oportunidad que no devemos dejar perder.
para todas la mujeres, para los padre, matronas, doulas y demas personas que quieran segir evolucionando y aprendiendo. esta es una cita a la que no se puede falta.
si estas interesada, escribenos a : michelodentconference@gmail.com
un saludo a tod@s

laura spinel dijo...

HOLA QUISIERA SABER CUANTO COSTO EL PARTO HUMANIZADO ;) GRACIAS

Zinnia Muñoz dijo...

Hola Laura. Comunícate con Procrear y habla con Mauricio Espinoza. No es barato, pero vale la pena, mucho.

MARIANA dijo...

Me alegra que hayan personas que le apuesten al parto natural. Ojalá algún día esta vuelva a ser la regla y no la excepción. Antes era normal tener los hijos en casa y la partería era un conocimiento que se transmitía de generación en generación. Ahora la ciencia ha derrumbado mitos pero también ha desconocido y condenado la sabiduría ancestral.
Es una lástima que hoy en día en Colombia esta sea una opción para una pequeña minoría que pueda permitirse pagar un parto en estas condiciones. Para la mayoría es imposible por mucho esfuerzo que se haga.
Hemos averiguado muchas opciones sin éxito pero todavía no queremos resignarnos y creo que tocaré puertas hasta el último día.

Adri Alo dijo...

HOLA, HOY ESTUVE EN LA DIRECCIÓN QUE ESTÁ EN LA PÁGINA DE PROCREAR, PUES TENÍA UNA CITA, PERO CUANDO LLEGUE ALLÍ ME DIJERON QUE SE HABÍAN IDO, POR LO QUE ME GUSTARÍA SABER SI EXISTE ALGÚN CELULAR O COMO HACER PARA CONTACTARME CON EL DOCTOR MAURICIO ESPINOSA, PUES ESTOY SUPER INTERESADA Y YA TENGO 30 SEMANAS DE EMBARAZO.
SI ALGUIEN ME PUEDE DAR INFORMACIÓN MUCHAS GRACIAS....

Zinnia Muñoz dijo...

Adriana, Mauricio no está atendiendo partos en este momento, pero hay otras opciones. Si quieres llámame al 301 2800866 para compartirte más información.

Lorena dijo...

Hola es robó para ver quítenme puede colaborar pues necesito urgente al doctor Mauricio Espinoza, pues estoy de visita en Colombia y prácticamente vine para una cita con el y hoy fui al consultorio y para mi sorpresa ya no se encuentra allí y nadie sabe nada de el. Gracias a las personas que me puedan colaborar.

Lorena dijo...

Que pena no vi que el compu cambio las palabras.....escribo para ver quien me puede colaborar.......

Zinnia Muñoz dijo...

Hola Lorena, como le decía a Adriana, Mauricio no está atendiendo partos en este momento, pero hay otras opciones para parto en casa. Si quieres llámame al 301 2800866 para compartirte más información.