miércoles, 13 de enero de 2016

El extraño de pelo largo

Líam tiene el pelo largo. así lo lleva desde que le creció lo suficiente para nominarlo 'largo'. Eso quiere decir que más o menos desde los dos años lidia con las frases: hola niña, tan lindas las niñas (cuando está junto a su hermana), etc, y las que se van sumando con los años como "por qué usas pantalón de baño de niño?"

Su hermano tuvo el pelo largo hasta los 5, se aburrió de que le dijeran "niña" y pidió que se lo cortáramos. (Valga decir que era una completa monada, lo tenía rubio como el sol, en unos crespos divinos. Mi madre conserva la coleta de pelo)

Pero este caballero no se lo quiere ni despuntar. Así que año tras año ha sumado centímetros que cuelgan en su espalda y van llegando a la cintura. (Valga decir que lo tiene divino, sano y crespo y cuando se aplica acondicionador se le hacen cachumbos)

A lo que voy es a que la gente solo se fija en el largo del cabello para determinar el sexo de un infante. No importa la clase de ropa que vista, su forma de hablar, de moverse, a lo que le gusta jugar. Por supuesto que estoy basándome para decir esto en que la gran mayoría de nuestro pueblo colombiano tiene un prejuicio fuertemente arraigado de la sexualización, lo rosa es para niñas y lo azul para niños. No es mi forma de pensar, soy muy abierta al tema, me encantaba vestirme con 'prendas masculinas' las dos primeras décadas de mi vida así que me gustan las chicas que se ponen pantalones y camisas tanto como las que se ponen vestidos, como las que se trepan en los árboles, juegan con caucheras, así como las que prefieren las muñecas y juegan al té. Igual con los chicos.

Pero volviendo al tema, la gente solo observa su cabello y dice "NIÑA". No se fijan en nada más. A veces va al lado de su hermana, Anuk vestida como una dama, con vestido, medias veladas, zapatos de charol, peinadísima, con aretes y demás, él en jeans, tenis y camiseta de Ben 10 y la gente saluda "Hola nenas"... Me encantaría que ese comentario fuera porque reconocen que la feminidad tiene múltiples formas de expresión y que ambas vestimentas son completamente coherentes para que las luzca una chica, pero como decía antes, no es por eso, es solo por el largo de su pelo.

No me incomoda, a él poco, pero sí me asombra tremendamente porque se convierte en una vara para medir el nivel de observación de las personas... Qué poco ven, que poco ven al otro, no se detienen ni un momento a observar, y si no son capaces de observar lo que hay afuera, menos aun se van a fijar en lo que hay adentro. Se cosifica al otro, se deja de ser un "alguien" para convertirse en un "algo".

En todos estos años solo una persona le ha dicho "niño" y fue un taxista muy atento que quizás al escuchar que yo les decía "súbanse mis niños" miró dos veces.

Ha pasado por comentarios de compañeros de los cursos en los que está como "eres una niña porque tienes el pelo largo" y él ha aprendido a armar un abanico de respuestas como "No, soy un niño, tengo pipí", "Soy niño, el pelo largo no tiene nada que ver" y la infaltable para el gran público judeocristiano "Entonces Jesús era mujer porque tenía el pelo largo" con la que la mayoría quedan mudos.

Y por supuesto, a mí también me toca lidiar con eso, con el "por qué no se lo cortas?" -porque le gusta y está en todo su derecho de llevarlo como quiera, "y por qué se lo dejas largo" - porque somos una familia de pelo largo: el papá lo lleva largo, mi hermano lo lleva largo, así que para nosotros está bien.

Él está feliz con su cabello largo. Creo que le ha servido para construir su carácter y su identidad.





viernes, 8 de enero de 2016

Chicaneando*

Cada vez que mis chicos se juntan a jugar con otros chicos le digo a Fabián: "Míralos, pobrecitos, no socializan". Tienen una enorme facilidad para jugar con quien se aparezca en su camino y la forma en que lo hacen me da mucho para pensar.

Primero que todo no tienen prevenciones, ni de sexo, ni raza, ni estrato social (creo que no tienen una idea clara de lo que eso significa). Para ellos, la persona que tienen en frente es un interlocutor para hacer, hablar, crear, y eso es lo que importa. Además, lo hacen sin afán, sin ansiedad, sin ambición... Muy budistas, jajajaja, disfrutan el presente, y cuando termina, aceptan que pasó y ya, lo dejan ir.

No se fijan en marcas de ropa, de zapatos o celular, si tienen el pantalón roto, un iphone o una pelota de papel. Nunca "chicanean"* de lo que tienen, de lo que hacen, de lo que saben.

Claro! Todo va divinamente hasta cuando sucede alguna situación en que la otra persona se quiere imponer pasando por encima de ellos, es injusta, intenta manipularlos o dice mentiras. Hasta ahí llegan. Son cosas que no toleran.

Son unos seres muy diferentes a las personas con las que compartí mi propia infancia. Sé que hay muchos como ellos, no son aun la mayoría pero le dan a uno esperanza de que hay oportunidades para que construyan un mundo mejor al que nosotros hemos hecho.


*Chicanear: Mostrar o mentar algo públicamente y con intención de atraer admiración o aplauso sobre uno mismo ;)