martes, 31 de agosto de 2010

¡Al carajo el curriculum!

Pues sí, luego de tantas vueltas, trabajos, dificultades, leeros y releeros, hemos llegado a un punto en el que estamos con casi cero trabajo programado. Iryna sigue con sus clases de matemáticas (aunque mi padre dice que "siente que esta china no ha aprendido nada en todo el año"), con el ballet y la gimnasia; Cedric está en su terapia ocupacional dos veces a la semana y sus clases de deporte; Anuk, lectura, ballet y gimnasia.

Pero ese trabajo "formal", esos "conocimientos" formales, los experimentos, ejercicios, lecturas y demás, han quedado suspendidas "hasta nueva orden". Llevamos 8 meses en el proceso de descolarización de Iryna y 3 con Cedric, se que hasta ahora estamos empezando y que las crisis y cambios son normales y necesarios. Pero más allá de estar atravesando una crisis de educar en familia ha sido una decisión de ellos (tácita e inconciente) y mía (reflexiva y a viva voz). Porque una de las razones de peso para educarlos en casa fue el hecho de que en el cole, a pesar de estar rodeados de gente por todos lados, no aprenden a relacionarse, a socializar, a compartir, a hablar en buenos términos, a dar un buen trato, por resumirlo, a ser buenos seres humanos.

La convivencia no es sencilla, millones de divorcios en el mundo lo confirma. Desde que Cedric está en casa todo el día las relaciones familiares se han complejizado un poco más, lo cual es completamente lógico. Así que por un lado está eso, las peleas son más frecuentes, los malos tratos Anuk-Cedric, Iryna-Cedric y viceversa, y eso requiere mucha atención y mucha energía de mi parte.

Por otro lado, aqui en casa los chicos tienen sus obligaciones comunales. Es posible que nadie en su sano juicio diga que adora lavar la loza o tender la ropa mojada, pero son esas cosas necesarias en el día a día, que todos tenemos que asumir y hallarle el lado más amable. Esto ha sido tema enredado con los mayores especialmente, y en  los últimos tiempos se buscan  todos los artilugios para sacarle el cuerpo a sus deberes y eso hace que demoren muuucho más tiempo del que deberían. Así que si lo importante es que aprendan a vivir en comunidad con todo lo que eso implica, pues prefiero hacer un alto en los "estudios intelectuales" y reforzar los "estudios humanos", que cojar ritmo con sus responsabilidades, con las rutinas del día a día y que la convivencia como tal se regule y mejore un poco antes de retomar y comenzar otras áreas del conocimiento.

6 comentarios:

♥ meninheira ♥ dijo...

Ay qué gracia me ha hecho el título Zinnia!! :)

A veces, hay que pararse para tomar impulso y seguir.

Un besazo :*

Silvia dijo...

Muy bien dicho y pensado, y muy sensata Zinnia y familia. Es totalmente cierto. Hasta que la dinámica familiar tome un poco de vuelo, estudios formales son algo superficial. Como dices lo primero es lo humano, luego vendrá lo intelectual. Eso es lo que veo yo que muchos niños y jóvenes, con tantas horas de colegio se van desapegando de las obligaciones en la casa, y al no convivir con los hermanos no se pelean pero tampoco los conocen muy bien que se diga. En mi caso tengo dos forasteros por hermanos ya que mi hermano es seis años menor, y mi hermana casi doce, que los voy conociendo ahora en la edad adulta. Y aunque íbamos al cole, nos peleábamos de lo lindo.
En fin, a ver si te conectas y nos cuentas si quieres o no, pero que váis por buen camino, aunque sea una cuesta pero la váis subiendo poco a poco.
Muchísimos ánimos, que sois unos padres como no se encuentran muchos.
Besos a todos

Ana P. dijo...

A mi también medió risa el título =)

Eso por lo que estás pasando es natural en el proceso, lo he vivido y le he visto en muchas otras familias que sacan a sus hijos del colegio. Y tienes toda la razón, primero hay que lograr un buen ambiente familiar, para luego poder pensar en trabajo académico, si no, el "estudio" se va a volver un punto de conflicto adicional que sumado a los roces cotidianos, convierte la vida en un infierno para todos.

Ánimo, que estás es proceso de "descompresión" y este no dura ni una ni dos semanas (y creo que ni uno ni dos meses).

Zinnia Muñoz dijo...

Ay! Sí, todos en esta casa necesitamos que la vida en familia sea más agradable, que las rueditas se engranen y trabajen en conjunto. Ahí vamos.

Gracias chicas por sus comentarios. Abrazos

educandoenlacasa dijo...

Estoy convencida que estas cosas son ciclicas. Nosotros estamos pasando por un periodo de buena onda homeschooler (Lo digo bajito para no hacerle mal de ojo). Hay un curriculum que no se va al carajo, es el "oculto", el silencioso, ese del cual de verdad crees y que se vive en tu casa y se construye con tus opciones. Que se vaya al carajo el cognitivismo, que emerja aquel basado en la fratia.

Zinnia Muñoz dijo...

Jajaja, sí que me he reido con lo de decirlo pasito :)

Tienes razón, ese curriculum no se va al carajo, esa es la base, el de fondo, el que se recrea diariamente. Tu frase final lo resume todo.

Gracias Andrea!