lunes, 7 de mayo de 2012

Hilos y cuentas

Hablaba con una mujer que tiene a su hija de 16 años en un colegio catalogado popularmente "para superdotados", hablo del colegio Merani. Ella me contaba su experiencia de varios años y el ver que no había sido el mejor cole para su niña pero que al intentar cambiar de institución, la niña estaba mucho más adelantada que los niños de colegios "normales" así dentro del Merani ella estuviera  dentro de la media. Y por ello prefirieron continuar en él. Me decía ella que posiblemente en ese colegio no había aprendido muchos datos pero que su comprensión lectora, su expresión escrita y el desarrollo de pensamiento era muy bueno.

Luego de leer mucho aprende uno a ser más humilde y a procurar no hacer afirmaciones categóricas, a no imponer muchas cosas, a dar opciones....

Le decía yo que la memoria y los datos eran también importantes, ella me decía que no, que para eso están todos los medios tecnológicos que están a nuestro alcance.
Yo le decía que debía haber un equilibrio y se lo expliqué con un ejemplo que es el siguiente:

Imaginemos que vamos a hacer un collar, ¿Qué necesitamos? Hilo y cuentas:

Comprender, analizar, relacionar, sintetizar, generalizar, sustraer, etc, son el hilo, el hilo conductor de base sobre el cual se construye. Así que el hilo podrá ser fuerte, rígido o elástico, débil o quebradizo...

Los datos, la información son las cuentas, las pepitas con las que vamos construyendo el collar. Y hay cuentas de todos los colores, tamaños, formas, precios, calidades... Unas nos las regalan, otras las encontramos, otras las buscamos...

Juntos completan el proceso de aprender y, más allá, diría que de vivir.

Lo que vemos con frecuencia en nuestro medio es que a los chicos en el cole les dan pepitas (y en general de no muy buena calidad), pero solo eso, pepas sueltas, que por sí mismas no tienen sentido, con las cuales poco o nada se puede construir al no haber hilo.

Para cada uno habrá una forma única de hilar y las cuentas que necesitaremos o que le queremos poner a nuestro collar son particulares. Pienso que eso es en gran medida lo que buscamos al elegir este tipo de aprendizaje en casa, que cada niño y joven encuentre su manera de hacer, de ser y se encuentre a sí mismo en lo que piensa y en lo que hace. Que tenga los hilos que desea o necesita, las cuentas que quiere y decida, y sepa (desde sus propias hipótesis y respuestas) qué, cómo y por qué construir. ¿Y si el resultado no es el esperado? Comienzas otro o sueltas el nudo, desarmas y vuelves a empezar.

4 comentarios:

Marvan dijo...

¡qué comparación más buena Zinnia! Me encanta.
Además cada uno tiene las cuentas de colores y tamaños diferentes y el hilo puede ser fuerte o flojito y romperse fácilmente.....
Hum.... me gusta la comparación. Yo también creo que se trata de un equilibrio entre las dos cosas.

Zoozees dijo...

¡Qué creativa y bonita comparación Zinnia!...
Que curioso como se puede explicar una cosa que llevaria un buen tiempo de intercambio de opiniones... vos las pusiste todas en un collarcito, jejej. Precioso!
besitos
marina

Zinnia Muñoz dijo...

Gracias chicas! Un abrazo!

Gladys dijo...

Me encanta esa comparación es fantástica y creo que la voy a usar; con tu permiso.
Gladys