martes, 30 de septiembre de 2014

Lo malo del homeschooling - Camila Puerta

Compañera del sueño de la crianza consciente, con apego, el porteo y el parto respetado, Camila Puerta nos comparte su respuesta a esta invitación carnavalera. Camila es madre de Xaloc que tiene 5 años y medio y de Laia, una linda bebé.


Tengo varias cositas para compartir de los contra que he vivido de la educación en casa.

Nosotros estamos unschooling, entonces casi cero libro a seguir, leemos muchos, ya estamos en el tercero de Harry Potter, y hemos leído con él muchos libros para grandes. Él aun no lee, pero se interesa mucho, su comprension lectora es excelente y su vocabulario super completo.

Solo tenemos uno para practicar la lectoescritura y lo odia, lo odia tanto que hemos dejado de mirarlo, porque trabajar en él es completamente imposible. Como se le da la "libertad" de hacer, sin obligarlo a nada, y esto no le gusta pues no hemos podido avanzar.

Es irreverente. Creo que en un principio lo buscábamos, pero al final no nos ha parecido tan chévere.

Tiene muy buena concentración para libros extensos y cuando esta con actividades que él elige, pero es difícil proponerle cosas diferentes y que sea perseverante con algo que no ha decidido él.

A veces oscilamos entre la flexibilidad total "ya aprenderá", "para qué presionarlo si esta peque" y el control de dictador en casa, como única figura de autoridad que muchas veces se pasa por la galleta. Así que somos flexibles o rígidos... La rigidez sale con el yo social que nos recuerda que nos "equivocamos al marginarlo"

Al estar tan escolarizados nosotros qué difícil es salirse del cuadrado. Además, vivimos en un mundo super cuadriculado y día a día nos lo recuerdan: "no encajaran". 

4 comentarios:

Zinnia Muñoz dijo...

Me parece interesantísimo lo que apuntas de la mente escolarizada de los padres. Creo que es uno de esos grandes tropiezos con los que se puede encontrar y que uno nunca espera.

Muchas gracias por tu aporte.
Un abrazo

Ivett dijo...

Creo que esto es muy común sobre todo al empezar, que uno se imagina y se crea expectativas de como debe ser el homeschooling y cuando los ninios no responden a esas expectativas los padres pueden sentirse frustrados, pero a mi parecer este "inconveniente" puede superarse si los padres logran desescolarizarse al igual que los hijos.

Saludos.

Carmen Jannette Mercado dijo...

Muy cierto Ivett. Cuando comenzamos a educar en casa tenemos muchos planes y expectativas que no responden a las necesidades de nuestros hijos. Sin embargo, si aprendemos e imitamos a nuestros chicos el camino de desescolarización interior será mas fácil.

Andres Vargas dijo...

Bueno, pues nosotros le damos la libertad a nuestra hija de elegir la mayorìa de las veces, no puedo decir que siempre,porque tambien debemos enseñarle limites, pero en cuanto a alfabetizar, a ella le gusta escribir, no escribe palabras concretas y por cierto lo que hace es copiar las letras del teclado del pc y ella "dice" que ha escrito "papito te amo" o algo por el estilo, pero esas ganas de escribir han llegado despues de ponerla a hacer garabateo y familiarizarse con las letras, lapices y papel. Tiene 5 años.