miércoles, 1 de junio de 2011

Tiempos de reflexión

Ya llegó junio, el año no se ha sentido y ya vamos por la mitad. Las semanas se transcurren unas tras otras a un ritmo vertiginoso y nosotros solo despertamos por breves momentos.

Ya es junio???!!! Vuelvo y me pregunto y, al hacer educación casera es inevitabe (todavía) para mí poner en balance los procesos de los chicos.

Iryna. Con ella es fácil. Sigue avanzando vertiginosamente en su aprendizaje de la danza. Este año además del ballet comenzó a tomar clases de jazz y está feliz. Es impresionante todo lo que ha ganado en estos meses, tanto así que su maestro de ballet la está entrenando para que sea la solista de la escuela este año. Con la música estamos algo varados, porque su profe ha estado muy ocupado y mucho tiempo fuera de la ciudad. A pesar de eso, el proceso no ha parado, con Sofía están haciendo un ensamble de piano y chelo una vez por semana. Fabián ha puesto a los dos mayores a escribir todos los días, y aunque lo hacen casi siempre a regañadientes los resultados son interesantes. Iryna siempre ha escrito bien, tiene buena redacción, una ortografía bastante aceptable, y algunas ideas poco comunes, las cuales esperamos plasme en el papel algún día. De momento estamos con ella en etapa de resumen y pequeñas investigaciones. En cuanto al tiempo y los deberes de la casa, pues el tiempo se le sigue escapando como arena entre los dedos, pero siempre me ayuda muchísimo. Está grande, linda y haciendo algunas cosas que le gustan.

Cedric. Con su cuarto, su ropa y la loza, un desastre; aun no da pie con bola. Con Leonardo esta aprendiendo a montar bicicleta y todos pensamos que el proceso sería mucho más largo. Aunque todavía se estrella contra los árboles (como hoy) o se cae al pasar un andén por no bajar por la rampa, sigue muy emocionado y podría decir que es uno de los pocos retos que se ha puesto y ha luchado con tesón, porque a pesar de los raspones, golpes y caídas, no se ha desanimado y se sigue esforzando. La dislexia y la discalculia están más visibles que nunca. Con los escritos de cada día somos cada vez más concientes de estas dificultades, y con soluciones aun no muy claras. Tendré que ponerme a leer. Se reciben conocimientos sobre el tema ;) Juega con los pequeños y pelea con ellos, miti miti.  Arma y desarma lego, figuras. De vez en vez vuelve a dibujar. Preadolescencia alborotada, mal geniado o víctima por cualquier cosa. Creciendo, grande y siempre amoroso.

Anuk está a un paso de leer en forma. Ya reconoce algunas palabras que ve en la calle, en una anotación en la casa, en los avisos, en libros y revistas. Estamos trabajando con sílabas lo cual hace que la lectura sea más sencilla (al menos en ella)y eficiente, luego de venir de todo un proceso con frases y palabras son ya tangibles los resultados de todo eso. Su profe, nosotros ¡y ella! estamos muy emocionados con todo el proceso, ha sido maravilloso haberlo vivido a su lado paso a paso. Con la danza ahí va, ha desarrollado coordinación y flexibilidad. Habla como una lora, tiene una memoria asombrosa, tomapelo, payasa, con sus por qués y preguntas, como la de hoy "por qué todos los taxistas son hombres? por qué no hay mujeres manejando taxi?" O sus conocimientos de 'aprendizaje natural' que nadie le ha enseñado directamente y que parece que surgen de la nada como "dos y tres son cinco - uno y dos son tres" De mente despierta y vivaz, no pierde una. Juega más de la mitad del tiempo. Su hermano menor ha sido un compañero de juegos maravilloso.

Líam. Todavía no habla claro, pero su proceso del habla no ha parado. Ya pronuncia la /k/ y lleva dos o tres semanas incorporándola a su lenguaje cotidiano. La primera palabra con ese fonema fue Anuk :) Reconoce los colores, coge uno cada tanto "eto esh banco (blanco), eto no esh banco, e nananja" y así, como los conceptos de grande, pequeño, arriba y abajo, frío y caliente; todo sin necesidad de sentarse a explicarle o jugar con las fichas educativas que quieren vendernos para eso, solo con las cosas de la casa y el día a día. Narra, juega, brinca, está precioso.

No tenemos "temas académicos", por llamarlos de algún modo, en los cuales se trabaje. Aun los contenidos no me afanan (aunque mi mente escolarizada aun se haga oir, pero ya es ahora como una vocecita de ratón). Me interesan más los procesos, esa creación de carreteras de sinapsis y neuronas que se construyen día a día. Ya se verán pobladas de vehículos cuando sea necesario. Y claro, se aprenden muchas cosas todos los días, pero como nuestro interés no es 'evaluar' para decir sabe o no sabe, no hay formas de medirlo. Solo pienso que para nosotros este aprendizaje es lo justo y necesario para nuestra familia y para cada uno de nosotros. Y lo más gratificante de todo este proceso, saben qué es? Que la qué más aprende soy YO :)

8 comentarios:

Marvan dijo...

Gracias por compartir! Es bonito veros así de bien!

Zinnia Muñoz dijo...

Gracias Marvan. Cuando se escribe así parece todo tan bonito y hasta ordenado jejeje. Para complementar, debo agregar una frase de Andrea: "si educar es una fiesta educar en casa es un circo". Y vaya que se aplica a nosotros, esta casa es un circo de tres pistas, como dice Fabián.

Silvia dijo...

Ja, ja ja... Tu reflexión inspira y es genuína, real. Me gustó muchísimo leerla. Y es que quizá lo cierto es que nunca vaya a ser esta vida de educar en casa nada ordenado, con planes perfectos y dinámicas que van como ruedas y suaves como la espuma... quizá es que hay tanta belleza y tanta riqueza sumida en este pequeño o gran caos que es la vida, con sus baches y sus locuras.
En fin, que me encanta leer tus reflexiones, escribes con el corazón.
PD: Cuando tenía la edad de Iryna, el el cole me hacían escribir también, lo cual odiábamos todos, ja ja ja. Era una redacción por semana, pero claro, en el cole había más deberes. En fin, que por muy odiado, lo poco o mucho que escribo lo debo en gran parte a ese año.

Zinnia Muñoz dijo...

Gracias por tu cariño Silvia. Lo que dices es cierto, a veces cosas que no nos gustan son las que nos dan herramientas para otras cosas más adelante. En cuanto a eso tengo una cosa para recordarle a Iryna cuando algo así se presenta (aunque procuro no hacerlo), y es que ella comenzó a tomar ballet porque yo la obligué, literalmente, con el compromiso de que si luego de seis meses no quería seguir podía retirarse... y ya ves, jejeje.

Silvia dijo...

Fíjate, así que la obligaste a ballet tú.
Pero tampoco quise decir que haya que pasarse el día obligando, ¿eh?, sino que hay veces que uno sabe que no pasa nada por empujarlos un poquito fuera de su zona de comfort para crecer, como decimos aquí. Pasa igual con nosotros adultos, ¿verdad?

Zinnia Muñoz dijo...

Claro, claro, tampoco es de estar obligando a todo. Creo que con Iryna sólo lo he hecho en dos cosas; el ballet y el homescholling (jejeje) y ahora el uno es media vida y al colegio no quiere volver ni amarrada, y cómo decía, con el ballet debía cumplir seis meses de prueba y si no le gustaba, bien podía dejarlo; lo mismo con el colegio, siempre tuvo la opción de volver. Como dices, a veces hay que empujar en algunos sentidos. Ellos no ven por qué, nosotros vemos un poquito más. Muchas veces juzgan una actividad sin haberla desarrollado. Lo que nosotros decimos en estos casos es que prueben y luego de un par de meses miramos. Por ejemplo, la natación, tiene grandes habilidades, pero siente que le cambia su cuerpo y no le gusta eso, así que lo dejó rápidamente. Un abrazo madrugador ;)

Ipe dijo...

Zinnia una reflexión preciosa... y una preocupación muy real. Aún hoy, madre de dos hombres adultos me sigo preguntando hasta donde debo llegar... que palabras debo usar, cuando debo aplaudir, cuando criticar... y es que aunque ya no los educo (ahora se educan solitos) soy consicente de que mi influencia es determinante... supongo que incluso muerta voy a marcar sus vidas, y eso es mucha responsabilidad ;-D

Cariños inmensos y mi sincera enhorabuena

Zinnia Muñoz dijo...

Ay! Sí Ipe. Todo el tíempo uno se está cuestionando de si lo hecho o lo pensado por hacer estará bien o mal y qué consecuencias puede traer eso... es un lío completo. Para otros la paternidad-maternidad es algo más simple, pero para algunos (nas) de nosotros es todo un proceso de autoreflexión constante y permanente. Eso no quiere decri que no se cometan errores... ojalá.

Un abrazo grande Ipe, y cómo van los planes de Buga? ;)