miércoles, 20 de julio de 2011

The Dark Crystal

Cuando era niña había un teatro cercano, el teatro Adriana del barrio Pablo VI. Era un cinema con un ambiente familiar, la cafetería era una ventana que comunicaba a la tienda de al lado así que uno podía comprar desde las onces para la palícula como empanadas, yogourt y helado, hasta comprar pan, jamón y queso para hacer emáredados, o comprar la leche del día siguiente. Este era el cinema al que más íbamos con mi familia. Hoy en día ya no existe pero tengo gratos recuerdos de él. Como el que quiero compartirles.

Al ser la menor de tres hermanos y siendo ellos 8 y 10 años mayor que yo, me convertía en la excusa perfecta para ir a cine a ver películas infantiles. Así fue como en una ocasión fuimos con mi hermano a ver una película que me marcó, nunca la olvidé... Hace un par de días teníamos ganas de ver una película con los chicos y me acordé de ella "El cristal encantado", esa fue la traducción del título, aunque al buscarla el título original es "El cristal oscuro". Para mi sorpresa la película es de Jim Henson, el creador de los muppets, y aunque el diseño de los personajes estuvo a cargo de Brian Froud, la iconografía y el manejo de los muñecos son completamente de la línea del Henson. Cuando yo la ví, tendría unos 6 años; la película es de 1982, pero su fundamento es completamente actual.

Nos sentamos a ver la película, la versión no estaba muy buena (el sonido estaba desfasado) pero a pesar de eso los chicos mantuvieron la atención. El ritmo es más lento a lo que estamos acostumbrados hoy en día, pero igual atrapa y es maravillosa. Los invito a que la vean, no quedarán defraudados.


En la película hay tres personajes principales: "los buenos", "los malos" y el elegido. Lo que siempre recordé de la película es que cada bueno tiene su correspondiente malo, si el malo muere el bueno también, sus vidas están enlazadas y al final "bueno y malo" forman un solo ser que es completamente diferente a los anteriores, es un ser de luz, de paz, un ser en equilibrio en el que se conjuga lo positivo y lo negativo... Muy ying y yang, dice Fabián. Y eso fue lo que me fascinó de la película y me dio para tener con Fabián una charla de media hora. Lo que me parece curioso es que mis dos chicos mayores no 'entendieron' el por qué de la división y conjunción de los seres, no los llevó a desencadenar pensamientos y enlaces con otras películas o con otras ideas... Y eso no deja de sorprenderme.... Tenemos formas muy distintas de ver el mundo...

3 comentarios:

Violeta dijo...

"El cristal oscuro" esa película marcó mi infancia, igual que "El laberinto" del mismo director. La vi también de chica y luego le perdí el rastro y sin embargo tenía imágnes intactas que me acompañron durante muchos años, hasat que volví a re-encontrarme con ella en España, habría pasado 10 años o más desde que la había visto y me sorprendió como se me había quedado grabada. Recuerdo como me marcó esa reflexión sobre que el bien y el mal existen cuando se rompe la unidad, hasta ese momento no son posibles ni uno ni otro, algo que logré recapturar cuando lei "el bisconde demediado" de Italo Calvino. Supongo que nosotros crecimos en un mundo más dualista, mucho más de buenos y malos, ahora los chicos escuchan más claramente que no hay buenos ni malos sino circunstancias e historias de vidas que nos llevan actuar de determinada manera, los mismos malos de las películas infantiles ya empiezan a aparecer con una historia de vida tras ellos que hace enteder sus acciones, ya no es el malo remalo porque si, y algunos son más complejos y humanos. Lo que para nosotros fue de una innovación sorprendente para ellos ya es una realidad un poco más cercana... vaya creo que también podría estar horas hablando sobre esta película y todo lo que me despierta y me invita a reflexionar...

Zinnia Muñoz dijo...

Mmmm, los comentarios de mis chicos alrededor de los buenos y los malos son lo contrario a lo que tú dices, siempre tienen que clasificar en una película cuáles son cuáles. El punto para mí es que precisamente esa idea de que el mal y el bien coexisten en el mismo ser es la que no les queda clara.

Sí, es una buena película, y claro! Laberinto es bellísima, es también de mis favoritas, la idea de la implicación que tiene tomar una decisión y las consecuencias que hay que asumir por eso quedan muy claras en ella. Esa la vimos hace raato con los chicos, habrá que repetirla.

Un abrazo

educandoenlacasa dijo...

No recuerdo haberla visto. La voy a buscar.