viernes, 10 de octubre de 2014

Lo malo del homeschooling - Carnaval de blogs

Y aquí va mi aporte al carnaval.

Por alguna parte hay que empezar con este escrito pero a veces no es fácil pegar el primer mordisco.

Comencemos diciendo que hay cosas en el HS que son un arma de doble filo:

Compartir tanto tiempo con los chicos es con frecuencia maravilloso, pero a veces también puede ser agobiante... Cuando alguno está de malas pulgas es como una bola de nieve que puede generar conflictos fácilmente, hay que pararla a tiempo o si no se puede llevar a todos por delante. Hay momentos en los que paso todo el día con ellos y de pronto salen y ese cambio al silencio es como un coro angelical, jajaja. La convivencia tan cercana y tan constante es siempre un reto y para algunas familias puede convertirse en algo inmanejable. Por eso para nosotros es importante que cada miembro de la familia tenga sus tiempos de actividades extrafamiliares y así no nos sobre cargarnos.

Otro que tiene varias caras es el tiempo. Hay más tiempo para que los chicos hagan cosas que les gusta, para clases específicas, artes y deportes. Pero los tiempos de trabajo se acortan, los tiempos para los papás se complejizan especialmente para quien es el acompañante principal del proceso. Todo el tiempo uno está luchando por sacar tiempo para las cosas personales, y a veces las personales son más de la casa o comunales que de uno, así que termina el día, la casa nunca está ordenada, pero cierras los ojos, tomas el computador y..... roncas, inevitablemente. Y al siguiente día.... vuelves y lo intentas. A veces se logra.

Eso podría ser otro punto malo: La casa casi nunca está ordenada, siempre alguno de los chicos está con algún proyecto invadiendo la sala o la tienen de campo de juego. Y en familia eso prima sobre el orden. (Eso daría para un tema bien interesante: el aprendizaje y el orden.)

Una de las cosas complicadas es criarlos en la burbuja, aunque eso no aplica solo al HS ;)
Se puede caer en imponer a los chicos unas formas de pensar únicas e inflexibles y si tienen poco contacto con otras personas pues creerán que lo que se dice y se hace en casa es la única forma de hacerlo. Procuramos poner sobre la mesa que hay muchas formas de hacer las cosas, que otras culturas y sociedades lo hacen diferente y a veces hasta contradictorio para nosotros. Para algo me tenía que servir la antropología. 

Algo que no me gusta del HS es esa sensación (que va y vuelve, disminuye pero no desaparece) de estar vulnerables por no hacer lo que todo el mundo hace y por el vacío legal en el que estamos. Es ese miedo a una citación a comisaría de familia, a que un día timbren a la puerta los del bienestar familiar, a que un vecino nos denuncie a la secretaría de educación, a que en un pleito legal, que tenga o no tenga que ver con los chicos, salga a relucir el HS con puntos negativos. Tengo una situación legal con los dos grandes que no he resuelto y la verdad, una de las razones para aplazarlo ha sido el tema del HS. Es esa pataleta de "no quiero que se metan en mi casa, en mi vida y comiencen a cuestionar un poco de cosas de las que no tienen ni idea", de que la educación de mis hijos quede en manos ajenas por una decisión externa a nosotros. Hartísimo, realmente aburrido.

De lo malo... Que los padres HS somos en general, muy criticones. A la escuela le vemos todos los peros del mundo y se convierte en algo así como el anticristo. No es sino que nos den la oportunidad y saca uno el listado interminable de lo nefasto que el colegio puede llegar a ser. Tanto reniega uno que con el tiempo se le hace bien difícil verle las bondades, y cuando por alguna razón tiene o necesita escolarizar, entra en crisis profunda. Creo que el HS es mucho mejor para muchos chicos, pero habrá otros que se sienten muy felices y cómodos en sus colegios, y eso sucede porque algo de bueno tiene, no? ;)

Nunca se va a aprender todo, eso lo sabemos y lo tenemos claro, pero es cierto que en el colegio se les ofrecen muchas áreas diferentes. Es normal que les brindemos a nuestros hijos las herramientas que tenemos a primera mano, así que si somos artistas pues les vamos a ofrecer arte. Escuchamos los gustos de cada uno y nos movemos con base en ello. Pero uno no puede abrir todas las ventanas, el colegio tampoco, pero abre otras que uno no sabe o no puede y que tampoco surgen espontáneamente de los chicos. Siempre echo el mismo cuento pero en mi caso fue el dibujo técnico y la danza, eso salió del cole y lo agradezco, me ha servido toda la vida.

Una cosa que sí siento que se pierde al no escolarizar son muchos de los juegos del recreo y los deportes en grupo. Los juegos, las rimas y retahilas son parte de la identificación de una generación; cierto que mis chicos juegan diferentes cosas con sus compañeros de las actividades en las que están, pero es una parte pequeña de todo ese mundo y juegan cosas con nosotros, pero no es lo mismo. Y los deportes en grupo, a no ser que lo practiquen en un club deportivo, pues no serán posibles fácilmente.

6 comentarios:

Marvan dijo...

Otro punto de vista muy interesante. La verdad es que este carnavalito está siendo muy provechoso.
¿Este lo has escrito tu también Zinnia? Estuve dudando un poco si era tuyo o si es de otra persona. A mi al menos no me quedó del todo claro, sorry!!!

Zinnia Muñoz dijo...

Este es el mío! Los anteriores son de Silvia y de Camila. El de los chicos es mío también.

Marvan dijo...

jajaja, es que como hiciste aquel "humoristico" no lo tenía seguro y al hablar solo de chicos me hice un lio jaja.
Pues me ha gustado mucho.

Homeschool Sweet Homeschool dijo...

Muy bueno, muchas gracias por compartir. Lo del miedo es muy real...

Zinnia Muñoz dijo...

Acabo de leer tu entrada. Sí, puede ser una vuelta legal "tonta" que nada tiene que ver, pero somos paranóicos.

Ivett dijo...

Ohh Zinnia eso que dices de las críticas a al escuela y la crisis que sobreviene cuando tienes que recurrir de nuevo a ella fue algo que me sucedió a mi. Me costo mucho trabajo dar el paso y aceptar que al menos por el momento es la mejor opción para los ninios y lo que me ha ayudado mucho es el hecho de ver como aquí en Dinamarca el abordaje de la educación es un poco diferente a como es en México, es mucho más cercano al de Finlandia lo cual nos ha permitido encajar mejor, aún así tiene sus detalles que luego toca corregir en casa. Y sobre los demás puntos, de acuerdo en casi todos ellos aunque supongo que lo de la diversidad que ofrece la escuela tendrá que ver con el tipo de escuela al que se asista, no todas brindan las mismas oportunidades.

Saludos