domingo, 15 de abril de 2012

Del elogio y el éxito

Hace ya un par de meses estando en casa de mis padres vimos un reality de cocina donde los niños eran los chefs puestos a prueba. Había niños de 8 a 12 años, si mal no estoy, y cada uno hacía una receta; algunos hicieron cosas muy complicadas y había de todo, desde postres hasta sopa. El caso es que los jurados les hablaban con una sonrisa en los labios a todo momento, a cada uno le decían lo maravilloso y delicioso que les había quedado lo que habían preparado y cuando tenían que elegir a unos pocos chicos les decían que todos habían hecho un trabajo magnífico, que estaban gratamente sorprendidos y que siguieran cocinando, que tenían futuro... (Ojalá en los espacios reales donde viven los niños  fuera TAN positiva la actitud de los adultos)

Un par de veces, haciendo zaping, me he encontrado con unos realitys de cocina donde participaban adultos y es como ver la cara opuesta de la moneda: todo el tiempo son insultos, trabajan bajo una presión absurda, les dicen que les quedó horrendo, y al que gana, en algunas ocasiones, le subrayan que fue el menos peor.

Sé que el elogio puede llevar también sus problemas, como el creer que TODO lo que hacemos está bien hecho, el buscar hacer las cosas para que las aprueben otros y no sentirnos seguros de nosotros mismos hasta que alguien nos diga 'bien!'. Como lo explican muy bien en este artículo que compartió Janneth en el FB en estos días. Pero denigrar de alguien constantemente me parece peor.

¿Por qué el trato hacia los niños es tan marcadamente diferente en estos medios que el trato que le brindan a los adultos? Creo que todos merecemos respeto, amor, comprensión sin importar la edad y eso no significa que no se pueda decir nada cuando nos equivocamos, el error será siempre un medio maravilloso de aprendizaje (claro, si no nos dicen que somos unos torpes que no sirven para nada, y demás), siempre habrá algo que mejorar. Si la vida es un proceso de aprendizaje continuo hasta el último día de nuestra vida, por qué el mundo televisivo nos muestra que cuando se es adulto hay que dejarse humillar y pisotear por otros para poder "llegar alto", para ser exitoso? (O hay que ser político corrupto para llegar alto pisoteando a los demás, en fin).

Sin importar la edad todos deberíamos tener la posibilidad de aprender (de todo, aunque iniciar a bailar a los 50 no nos vaya a convertir en grandes artistas, sí puede representar salud y diversión), y ser acompañados en este proceso de manera generosa y justa, sin insultos, sin desmesuradas presiones, sin elogio constante, sin crítica destructiva, aprendiendo de las equivocaciones y a nuestro propio ritmo.

Qué es ser exitoso? Cuántas personas que los mass media consideran exitosos terminan alcohólicos, drogadictos, adictos al juego, con profundas depresiones y lo peor de todo, solos. Como medir el éxito? Diría que ser exitoso es hacer de manera eficiente lo que nos gusta y que eso brinde un bienestar común. De nada sirve saber mucho o ser un super experto en algo si no se es feliz, si se trabaja en unas condiciones laborales insanas, si no se tiene amigos o familia reales, y peor aun, si lo que se hace contribuye a acrecentar las formas de dominación y manipulación de la humanidad.

Hay cosas que a veces suceden de forma imprevista, como la bomba atómica (o ese fue el cuento que nos echaron), pero un experto en diseño y fabricación de armas, o los ingenieros en genética y químicos de grandes empresas como la Monsanto, los ingenieros de alimentos que hacen que un producto dure años cuando su vida promedio real es de unos pocos días o semanas y para ello emplean toda suerte de químicos que atentan contra la salud humana, los periodistas y dueños de medios de comunicación que tergiversan la información y hacen amarillismo mientas se aprueban leyes en detrimento de la gente, los dueños y empleados de las grandes multinacionales de salud que han convertido uno de los derechos fundamentales en un negocio de incalculables proporciones donde el usuario básico siempre lleva las de perder, los dueños de las empresas de ropa que trabajan con maquila y esclavizan a millones de personas y luego venden sus prendas 50, 100, o 1000 veces de su valor real y lo anuncian como si fuera el mejor producto del mundo... Yo me pregunto dos cosas, ¿estas personas son felices? y ¿cómo pueden dormir en la noche y darle la cara al mundo en el día?

Absurdo! Este sistema es un absurdo! Un sistema antihumano! Solo se te permite ser lo necesario para ser una pieza más del juego... No permite aprender más que a ser un engranaje. No permite pensar, porque el que piensa es peligroso. Yo me rehúso.

4 comentarios:

Zoozees dijo...

AAAAYYY Zinnia que te la hechaste con ésta!, jejejej
Creo que daría como para 8 páginas de charla. Mínimo.

Pero sí, muuuy antihumano.
Lavado de cerebro y consumismo es la clave para poder dominar las masas...
Esto, en casa, nos llevo a pensar: y entonces qué?, cómo te salís del sistema? se puede?

A mi me cuesta decir estas cosas porque no quiero imponer mis ideas, pero si quiero compartir que creo, que de alguna manera SI se puede. Que viviendo con Fé en lo que vendrá después, entonces SI vale la pena y es más grato intentar zafarse del engranaje...y entonces SI, nuestro éxito en esta vida será verdadero...

Bue, no más te iba a decir que vos lo pusiste todo MUY BIEN! Ja!
besitos
Marina

Silvia dijo...

Hola chicas,
Muy bien visto esta dicotomía. Pero como decíis ambas, no creo que ni a los niños ni a los adultos los traten ni como personas ni con respeto.

Obviamente, a los adultos a quienes denigran los tratan como una basura. ¿Por qué? Simplemente porque a la gente que no tiene dignidad ella, y cuya autoestima está muy baja, cae en el esquema verdugo víctima, y tiene morbo lo de ver a gente dando latigazos reales o figurativos pero igual de reales. Si me sometiera a uno de esos programas tortura, lo haría con piel muy dura, y no sé si podría, porque finalmente son personas, y uno tiende a dejarles el juicio de valor a estos jueces, incluso a sabiendas de que están siguiendo un patrón de nunca premiar ni elogiar, creo que me lo tomaría personal, porque son totalmente gratuítos, no basan sus juicios en honestidad y capacidad...

Y los niños. Bueno, en sí no he visto los programas en cuestión, pero si todo es como aquí y en España y en global por lo que veo, a los niños se tiene la idea de que decirles las cosas como son, sin tampoco caer en crueldades innecesarias, les daña su autoestima. Y nada más contrario.

Mira, el que hizo una cosita normalita, pues no hay tampoco que deshacerse en elogios... lo que pasa es que asumimos que eso es todo lo que el niño puede hacer, o que si no doramos la píldora crecerá traumado por los siglos... qué va, si no les decimos las cosas como son, crecerán en los adultos del otro tipo de shows, que necesitan el sadomasoquismo para reafirmarse en la vida.

Y sí Marina. Yo tampoco quiero en absoluto imponer ni arrasar, pero el cristiano, su meta no es este mundo, y su reino tampoco. Podemos y debemos no conformarnos ni amoldarnos a este mundo, sobre todo, por favor, en las cosas horrendas y denigrantes.

Silvia dijo...

..- me faltó decir, como publicidad otra vez, je je je, que precisamente esto es contrario a tratar al niño como persona, y ni digamos al adulto! A ninguno parece ser que el mundo de los mass media los trata como corresponde, que, vaya, es fácil, pero como ya el sentido común es un bien escaso, pues ala, esto es lo que hay, ji ji ji.

Zinnia Muñoz dijo...

Hola chicas

Jajaja, me encanta que sea a través de su fe que se 'oponen' al sistema. Me gusta escuchar eso porque lo que uno ve con más frecuencia en que sucede lo contrario... Algunas religiones van TAN de la mano con el consumo y el mercado (y la política) que... uff!

Lo que veo es que hay muchos caminos para 'no jugarle al sistema', para encontrar opciones y salidas, cada cual construye la propia, pero el primer paso es despertar, el segundo es ser conciente...

Un abrazo