domingo, 6 de febrero de 2011

Por qué desescolarizar

Esta fue una de las primeras entradas de este blog. Por algo que estoy comenzando a escribir he vuelto a leerla y pienso que esta bien compartirla de nuevo, las razones no han cambiado, cambiaría el título por el de "Por qué educar en casa", aunque el título original tiene toda la validez del momento.


Cuando Anuk cumplió 2 años, le dije a Fabián: y a qué jardín la llevamos? A lo que él me respondió que no había afán, que a él su mamá le enseñó a leer y sólo entró cuándo tenía 5 años a primero de primaria. Así que me tranquilicé, porque mi pregunta la había formulado con mucha preocupación ya que con los dos mayores pasamos por toda clase de colegios: el tradicional, los alternativos, proyectos fuera del sistema, el personalizado... Pero ninguno llenó nuestras espectativas básicas: que tuvieran buenos docentes (felices con lo que hacen), que la planta física diera opciones para correr y jugar, que los grupos no fueran grandes, que quedaran más o menos cerca a casa y no pasaran 2 horas diarias metidos en una ruta escolar, que dieran la opción de que los papás aportaran a la formación del cole trabajando mancomunadamente con ellos.

Poco a poco se armó con más fuerza en nuestras cabezas la idea de que el colegio no es los más apropiado para los chicos, al contrario, es con mucha frecuencia, uno de los peores espacios de crecimiento, formación y socialización.

El sistema educativo actual está basado en un sistema penitenciario, sólo basta con leer "Vigilar y Castigar" de Michel Foucault (recomendadísimo). Los chichos deben sufrir una condena de 11, 12 o más años, (dependiendo de la edad a la cual hayan iniciado su escolarización) para obtener un cartón que les permita estudiar en la universidad, supuestamente lo que quieren (pero esa es otra discución que dejaremos para más adelante).

Basados en experiencias como docentes y padres, llegamos a la conclusión que los colegios están hechos para tener "enjaulados" a los chicos: cumpliendo un horario fijo, siguiendo unas normas impuestas y aprendiendo algo que no saben cómo utilizar en la práctica. Este régimen se promociona románticamente para que sus papás queden "libres" y así los "expriman" en el trabajo y quedan con poco tiempo para compartir y conocer quiénes son realmente sus hijos.

Los colegios no trabajan en conjunto con los padres, al colegio lo que más le interesa es que el papá pague, que "envíe" al niño, limpio, no agresivo y con la tarea hecha. Por otro lado, los profesores de ahora ya no escogen este trabajo por convicción sino por conveniencia, también están sometidos a un horario absurdamente monótono, se la pasan llenando formatos y evaluando pruebas pre-hechas que les quita tiempo para realmente enseñar algo útil.

Los niños pierden tanto tiempo en el colegio y aprenden tan poco... Los sientan y los "aquietan" en edades en las que todo es movimiento.

"y si no van a ir al colegio, ¿cómo van a socializar? Pues a los que salen con este argumento les decimos que en el colegio mucha de la socialización es negativa, es decir, que no contribuye positivamente en su formación. El colegio es donde los chicos aprenden a ser egoístas, humillados y humilladores, mal hablados, superficiales, competitivos (pasando por encima del que sea), a ser falsos creando una identidad irreal para no ser rechazados y poder transitar por el colegio. Y así cuando salen a la universidad o a ese añorado "mundo profesional" hacen todo eso que aprendieron en el cole para que reproduzcan el sistema, un sistema que es irrespetuoso con la vida, que es inviable.

Para socializar tienen a sus hermanos, los amigos y todos los espacios que la cotidianidad nos ofrece para interactuar con otras personas.

Claro, no todos los colegios son así, no todos los chicos son así, para algunos el tiempo que pasaron allí fue una maravilla, pero vemos con más frecuencia que los chicos y los profesores se sienten más y más aburridos con el colegio.

Lo más importante es que en el colegio no les enseñan a pensar ni a ser creativos. Al sistema no le interesa. Sólo quieren que la gente haga caso, que no critique, no dude, que no tenga herramientas para proponer opciones. Es la matix de la uniformidad, todos iguales, comprando lo mismo, comiendo lo mismo, con las mismas ideas en la cabeza, viviendo mundos que no son suyos, pensando ideas prestadas.

A nuestros hijos, queremos al menos darles la posibilidad de que vean otras cosas, vivan otras experiencias,se descubran sabios y aprendices, que exploren, que creen su propia forma de vida, que sean felices en el día a día. No estamos seguros del resultado que se obtendrá, pero sí estamos seguros sobre lo que no queremos que sean cuando estén grandes: seres grises, que acatan reglas como autómatas y que se dejan explotar sin opción alguna.

Queremos seres que tengan criterio propio para buscar su felicidad, que tengan recuerdos reales de familia, con sus hermanos, su mascota, sus padres, que tengan herramientas para enfrentar y superar sus problemas siendo consientes que el ser humano necesita de ellos para aprender a crecer.

6 comentarios:

En casa dijo...

Muy bonito y muy bien expuesto.
Un beso desde Cádiz

educandoenlacasa dijo...

Excelente, me pregunto yo desde el nuevo desafío que asumo: ¿Es el único camino posible? ¿Cómo formar docentes y para qué sistema?

Zinnia Muñoz dijo...

Hola Gemma. Pues sí, mita tú que luego de un año me ha gustado todo, lo cual me pareció extraño y grato a la vez. Creo que estoy más "madura", mejor dicho, que me estoy poniendo vieja porque ya no cambio tanto de pensamiento como en otros tiempos, jajaja. En fin... pero eso tiene sus lados buenos.

Pues yo cada vez me convenzo más que el conocimiento estandarizado no es lo mejor, mi dostora Andrea. Que podamos comunicarnos y entender la moneda son estandarizaciones necesarias, pero de ahí a que todos tengamos que aprender lo mismo... es absurdo (para la vida, no para el sistema, que conste) Cada vez veo con más claridad que las necesidades de cada uno son particulares y que cada cual guía su aprendizaje.
Pucha! Y formar docentes... te sientes atrapada por el sistema? Qué salidas habrá? Mmmm...
Tengo otro proyecto loco, más personal, del cual quiero comentarte. Hablamos.

Un abrazo y otro abrazo.

Violeta dijo...

Qué maravilla leerte! nosotros aqui vamos, Kyara cumplió los 3, edad en la que se supone es el ultimatum para ir al jardín, por supuesto no irá. Y eso ha levantando en nosotros todas las dudas posibles ¿cómo hacerlo viable?, ¿estamos en condiciones de acompañarla en su proceso?, ¿cómo se come esto de la educación en casa, en lo concreto y cotidiano?... me vendría genial charlar con ustedes.
besos

Erika dijo...

Has sabido plasmar de maravilla todo ese montón de ideas que tengo yo en mi cabeza. Mis dos hijos van al cole (3 y 5 añitos) pero estoy convencida de que en septiembre se queden en casa... estoy intentando encontrar la manera de que mi marido me apoye, creo que le hará bien leerte, estoy convencida de que estará de acuerdo contigo... pero creo que tiene miedo.

Zinnia Muñoz dijo...

Hola Erika. Yo te sugiero que le des a leer a tu esposo la entrada que hice de Leslie Barson porque su experiencia es inmensa y maravillosa, y da esa tranquilidad que necesitamos cuando empezamos este proceso.

Esta es la dirección de la entrada:

http://biosferadefamilia.blogspot.com/2011/01/leslie-barson.html

Un abrazo