miércoles, 16 de febrero de 2011

Sobre las responsabilidades

Siempre hemos pensado que es muy importante que los chicos tengan responsabilidades comunales en la casa, y a medida que crecen sus responsabilidades también. Por una parte los niños se sienten útiles al ayudar con las cosas de la casa, eso aumenta su autoestima y autoconfianza... hasta que se vuelve rutina y se aburren, jejeje, y es ahí donde comienza otro aprendizaje, el que así no nos guste hacer algunas cosas es necesario y hay que hacerlas gústenos o no.

Anuk hasta el momento ordena su ropa, sus juguetes, corta la lechuga para la ensalada y ahora tiene una nueva responsabilidad: asear la casa de su Paulito. Cedric la limpiaba e Iryna la lavaba, ahora Anuk la limpia y Cedric la lava.

Leslie decía que los chicos se sienten bien cuando pueden aportar al medio donde viven y que es una satisfacción que el mundo no debe negarles. Y aunque recoger los "desechos" del curí no sea lo más agradable, ella lo asume con seriedad y responsabilidad. No solo necesita afecto y comida, también un espacio limpio donde vivir.  Esto se deja en una bolsa y lo reutilizamos en la huerta como un ingrediente más para el compostaje.

5 comentarios:

educandoenlacasa dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo y con Leslie. Anuk así se convierte en uno más ¿no?

Zinnia Muñoz dijo...

Si, además ella ya lo necesita, cuando nos ve haciendo algo siempre pregunta 'qué puedo hacer' así que le estámos comenzando a asignar tareas e iniciando procesos en otras, ella es un amor.

Silvia dijo...

Qué te voy a decir, que se la vé DIVINA, todo un amor como dices, con su carita de concentración limpiando. Es una linda niña en una familia estupenda.
Besitos

Zinnia Muñoz dijo...

Ay, señora Silvia, no sé si al conocernos dirás lo mismo, esta es una casa de locos y claro, yo la loca mayor. Siempre que veo las fotos de tus nenas pienso lo mismo: qué niñas tan lindas y qué familia!

Silvia dijo...

Zinni, preciosa, con toda seguridad te digo que el día que os conozca, que no pierdo esperanza de que así sea, ese día os admiraré aún más... y por supuesto que estamos locas, a mucha honra, ja ja ja.
Será la edad, pero lo de la locura yo lo tengo asumido y no me molesta, al contrario, me encantan las "casas de locos", las otras, las asépticas no me dicen nada. Y recuerda que los BLOGS engañan, por lo menos el mío, ja ja ja...no porque lo quiera sino porque todo como que sale más bonito y no es que no lo sea, me encanta mi familia, pero no es perfecta ni aséptica sino como tú dices, medio loca. Tu casa me recuerda a mis días de niña, porque en la ciudad y en espacios pequeños todo es un caos precioso.
Me hubiera gustado haber tenido más hijos, más locura y más belleza también... pero no me quejo con mis dos pizpiretas.