lunes, 28 de marzo de 2011

Procesos de autoaprendizaje

¿Es el aprender una chispa innata en todo ser humano? Entre más leo creo que la respuesta es SI. El bebé gatea, se para, habla y camina sin condicionamientos externos, tal vez a unos se los aliente más que a otros pero las ganas de aprender están sobre todo en él o ella. Así que esperamos que en el homeschooling y aun más en el unschooling brinquen estas chispas, pero la verdad no es siempre así.

Después de 9 y 8 años de escolarización de Iryna y Cedric estaba bien preparada para pensar que la chispa no saltaría fácilmente. Efectivamente, aun no veo con claridad esos procesos en Iryna y el mono está lejos de eso. No me afana, no. Ya llegará.

La sorpresa ha estado más en Anuk, que a pesar de no haber estado nunca escolarizada, me viene con el mismo "¿qué puedo hacer?" de sus hermanos, y lo primero que pienso es que con el ejemplo de los dos grandulones pues ni modos, el que anda entre la miel algo se le pega. Llevamos ya meses con Fabián diciéndole cada vez que viene con esa pregunta, "qué quieres hacer?" A lo cual ella el 80% de las veces responde "No sé". Le decimos todas las opciones que tiene a su disposición en ese momento a lo cual hace cara larga, se encoge de hombros y da media vuelta.

Hasta el día de hoy. Mismo proceso, mismas respuestas. Vio que Iryna guardó el reloj despertador de Cedric que había cogido Líam, con obvia pataleta de por medio, así que dijo le voy a hacer un reloj a Líam, sacó hojas y lápiz y se dio a la tarea, la cual quedó inconclusa ya que llegó su profe de lectura. Pero bueno, es la primera iniciativa a lo que estos temas se refieren así que me alegra por ella. Es cierto que en casa de vez en vez por su propia cuenta ayuda en la cocina o a limpiar algo, pero en otras áreas hasta ahora está dando el paso.

Creo que la instrucción dirigida es importante ya que permite avanzar rápidamente gracias a la experiencia de otro pero estoy tentada a pensar que se puede obviar completamente (o casi) más en ciertas áreas y hasta cierto nivel. Pero creo que también puede ser castrante o volver al individuo tan perezoso y dependiente que nuncá podrá hacer más allá que lo que el padre-profesor-jefe le dice.

El proceso autónomo de aprendizaje es muy pero muy importante, lo que aprendemos por intereses propios y por gusto nunca se olvida y es super gratificante. Dependiendo del interés, constancia y disciplina se va más lejos. Y sé que uno no debería esperar (pero ni modos, soy mamá cansona), pero de Líam y Anuk espero que lleguen al proceso autónomo mucho más fácil y rápido que sus hermanos.

48 comentarios:

Marvan dijo...

te llegó un comentario mio???
ay que se me borró y era tan laaargooo!!!!

En casa dijo...

Bueno, mi experiencia es más corta que la tuya, pues llevamos 3 años de homeschooling. Nosotros empezamos trayendo el colegio a casa (con libros y todo) y ahora estamos en un momento muy distinto, aunque tampoco dudo que siga transformándose.
Una cosa que yo he observado con mis hijos es que no puedo esperar un comportamiento autónomo y espontáneo de aprendizaje si durante el día se dan momentos en que el aprendizaje viene dirigido por mí o por su padre.
Los libros de texto nos duraron unas dos semanas cuando empezamos con esto del homeschooling y luego hemos pasado mucho tiempo montándoles proyectos, sentándonos a la mesa para practicar escritura, etc. Durante esta época, el aburrimiento y el no-sé-qué-hacer sucedían a menudo. El mayor normalmente expresaba su aburrimiento o se ponía patoso. La pequeña pedía quedar con amigas en todo momento.
Hace unos meses hemos cambiado completamente la rutina y nos hemos abandonado al unschooling más puro y duro. Su padre dejó de darles clases de matemáticas (por muy informales que fueran) y yo dejé de proponerles proyectos creativos. Y la verdad es que muy rápidamente ellos han respondido muy bien. Aquí todos somos bastante activos y hacemos muchas cosas por la casa: el papá cocina mucho y hace pan todos los días, yo también cocino, coso, hago manualidades y me gusta intentar arreglar lo que se estropea, aunque no siempre lo logre. En casa se lee a todas horas todo tipo de cosas y la tele (dvds, porque no tenemos antena) la hemos reducido sin grandes traumas asignando a cada uno espacio semanal cuando elige su DVD. Así, vemos unas 2 pelis y unos 2 documentales a la semana, y evitamos que los niños (sobre todo la niña) se pongan a mendigar tele. Ya no lo hacen, en absoluto.
La verdad es que no "producen" lo mismo que los niños que van al colegio. Pero lo que hacen lo hacen con mucho empeño y dedicación. La niña (de 7) escribe muchos carteles, lee, baila y dibuja mucho. El niño (9) no dibuja tanto, pero salta como un loco, lee una barbaridad, escribe algo en sus blogs y en una máquina de escribir que les pedí a los abuelos y cocina muchísimo.
Sin embargo, si tuvieran horas durante el día en que el estudio estuviese marcado, creo que volverían al "qué hago". A mí me parece que esto quizá tenga que ver con el sentimiento de autonomía. Quizá, al darle clases en determinados momentos ellos tengan la sensación de que unas veces la tienen y otras no.
Bueno, como ves, ahora mismo estoy muy contenta con como van las cosas, pero claro, esto no quita que en unos meses cambie la situación y ya no vea tan claro esto de la autonomía… Al fin y al cabo, también nosotras estamos aprendiendo. ;)
Muchos besos

Por cierto, me encantan las tiras de Mafalda.

Jann dijo...

hola, me encantan las tiras de mafalda,

pues que te digo, mis hijos han sido siempre mas unshooling que cualquier otra cosa, y se aburren tambien, cuando no estan encarretados, se abureren , pienso que el tema es que nosotros como papas aprendamos a aceptar eso. Todos los humanos en algun momento nos aburrimos, claro si esa es la vida pues no. pero tambien eso es hasta bueno creo yo, son momentos para pensar, para recordar cosas interesantes, para conocerse.
y nueno, pues las cosas van cambiando de rumbo, y otras veces volviendo al mismo

pdta ( me encantan las tiras )

Marvan dijo...

bueno, está claro que mi mensaje no llegó así que voy otra vez ;(

Yo creo que en el tema del auto-aprendizaje solemos ser un poco utópicos y generalistas. A todos nos encantarían unos niños siempre interesados en aprender de todo y encima inteligentes si puede ser.

Pero yo creo que hay de todo. Hay niños que son más de aprenderlo por su cuenta y hay otros niños que necesitan más dirección.

Sino podemos caer en el mismo error que el colegio. Como hay niños que aprenden a leer a los 4 o 5 años, ahora se piensa que todos tienen que aprender a leer a los 4 o 5 años. Mientras que cada niño tiene su ritmo y su manera de aprender. Creo que con el autoaprendizaje pasa exactamente lo mismo. Como hay niños que sí que son autodidactas natos, pensamos que lo tienen que ser todos, mientras que creo que no todos los niños lo son en todos los aspectos (si que creo que podemos estar de acuerdo que los niños nacen con una cierta curiosidad innata y capacidad de aprender, pero creo que la sociedad ha evolucionada más deprisa que esta curiosidad innata y que hay ciertas cosas para los que los niños de hoy en dia tienen que estar preparados y no presentan esta curiosidad o aprendizaje innato)

No sé si me explico......

A mi me encanta la filosofía de Charlotte Mason en este aspecto (y en muchos otros) que dice que hay que ofrecerles y empujar también algo a los niños en un abaníco amplio de cosas. Un niño no puede mostrar interés en Napoleón si nadie le ha explicado, leído o enseñado nada de Napoleón. Un niño no puede mostrar interés en opera si nadie nunca le ha enseñado una opera.... etc....

Incluso hay ciertas habilidades que requieren su esfuerzo pero que después una vez que se dominan pueden llegar a otros conocimientos o habilidades que sí salen solos como por ejemplo escribir a máquina o tocar un instrumento o la lectura misma.

Así que yo soy de los del equilibrio (vaya aburimiento ya con esto LOL) creo que como adultos tenemos que empujar a los niños siempre aquel poquito para que luego vayan solos, pero si no los empujamos quizás no irán solos. Sin darles el empujón para que se estellen. Pero darles oportunidades para aprender ciertamente guiadas y después darles tiempo para expandir o profundizar si quieren. Si no quieren, pues a por otra cosa.

Es como un idioma extranjero. Si al niño no le exponemos al idioma, no lo aprenderá. Pero puede costar bien poco exponerle, darle este empujoncito para que después se de cuenta de la maravilla que supone poder entender las cosas en versión original.

Bueno, lo que decía, un tema interesante y espero que esta vez no se me borre la parrafada...... ;)

En casa dijo...

Uf, a mí me pasó el otro día con otro blog, que escribí como media tesina y luego se me borró.
No sé si estoy del todo de acuerdo con tu visión, Marvan. A mí me parece que los niños sí que sienten una gran curiosidad innata y que somos nosotros con nuestras guías los que les atosigamos y les desinflamos.
No conozco realmente la filosofía de Charlot Mason, pero no estoy de acuerdo con su teoría de que si no le facilitas algo al niño, este no lo aprende. La prueba de ello para mí es que al mayor mío, muy interesado en historia, hemos querido ahorrarle las congojas del holocausto hasta que fuera un poco más mayor, y sin embargo resulta que sabe ya más que yo de esa época. No tengo ni idea de dónde lo ha sacado, pero lo sabe.
Yo creo que los niños saben buscar lo que quieren y además, cuando no conocen algo, también preguntan. La astronomía y la geografía de mis niños es toda experimental y espontánea, y sin embargo creo que conocen bastante.
Según lo que tengo observado en mis niños, creo que la capacidad de aprendizaje autónomo está ligada a la autoestima y la confianza en las capacidades de uno mismo. Cuando algo falla aquí es cuando se sienten perdidos y no saben buscar.
Hoy por hoy yo estoy por apostar por esta idea y procuro que cobren toda esa confianza mediante una autonomía absoluta de lo que hacen durante sus días y por ahora creo que está dando sus frutos.
Bueno, chicas, esto es el debate de siempre entre un homeschooling más tradicional y un unschooling radical, con las miles de variaciones que caen en medio, pero es interesante compartir y ver qué opinan otros, ¿no os parece?
Muchos besos

Zinnia Muñoz dijo...

Voy a montar la respuesta en dos partes porque creo que está tan larga que no me la deja subir:

Gemma, tú tienes más experiencia que yo, Iryna hace solo un año y tres meses que está fuera del cole, y el mono a penas 9 meses. Anuk con sus 5 años nunca ha estado en el cole, lo más escolarizado que ha tenido son sus clases de ballet. Así que tienes toda una lección que darnos ;)

Creo que yo soy muy egocentrica en el sentido en que mi punto de referencia soy yo misma y hoy en día nunca me aburro en el quehacer y desde los 12 más o menos creo que poco me he aburrido, siempre tuve un buen libro a mano. Y si hubiera tenido internet habría sido como tener el mundo en las manos (jeje como Pinky y Cerebro). Mira Janneth que cuando los grandes nos llegaban con el cuento de "estoy aburrido" les decíamos "el aburrimiento es una decisión individual", jeje. Creo que el aburrimiento muchas veces se lo inventa uno.

Yo entiendo que Anuk no sepa qué hacer, como dices Marvan, si no conoce tantas cosas, si no se las hemos presentado pues es lógico que su rango de exploración sea pequeño, y aquí es cuando hemos decidido darle un empujoncito hacia el autoaprendizaje negandonos en ocasiones a siquiera sugerirle qué hacer y mira que ayer, luego se subir el post hizo una fiesta de papeles de colores, recortó uso regla, dibujó contornos de figuras, todo por su propia iniciativa. Pero sí creo que es importante 'ampliarle su mundo' y eso puede hacerse a través de una película, la música, un paseo... verdad? Que no necesariamente tiene que ser con instrucción aunque puede ser.

Con los grandes sé que en muchas cosas es pedirle peras al olmo, por eso estoy tranquila y me armo de paciencia. Por ejemplo Iryna pidió horario hace una semana, así que volvimos a programar actividades y temas para cada día, la diferencia es que la dirección está negociada y centrada en la programación más no en la práctica, que depende completamente de ella (excepto la clase de mates y de piano)

Zinnia Muñoz dijo...

Continúa:

Lo que inquieta es el equilibrio de qué dirigimos, qué áreas trabajan con instructor, qué parte por su propia cuenta. Hasta dónde, por darles instrucción, les estamos negando la posibilidad de que exploren y tengan su propio proceso, y hasta donde por no darles instrucción les cerramos las puertas a nuevas posibilidades. Cuándo empujamos y cuando no. (ahora recuerdo que a Iryna la metí obligada a ballet porque se estaba encorbando como un tres pero ni ella ni yo pensamos nunca que se podría convertir en algo tan importante. Una cosa que también me gustaría discutir es eso que en el Pesta llaman algo así como los espacios preparados de aprendizaje, de cómo al entrar en contacto con el medio los chicos generan procesos de aprendizaje (espero montar una entrada de ello, -la tenía casi lista y Fabián por error me la borró-)

Por ejemplo con la música: conozco gente que ha tenido procesos autodidactas con un intrumento y cuando llegan a tener un profesor es un complemento extraordinario, pero la mayoría del trabajo ya está hecho, desde lo práctico hasta lo teórico, ya que a partir de la práctica han sacado sus propias teorías.

Yo tuve hace poco un profe de armónica que partía del instrumento y del trabajo personal, y solo llegaba a la partitura despues de dar muchas vueltas y como un complemento lógico a la práctica, lo cual lo hacía bastante sencillo a mis ojos.

Gemma, me encanta esa frase tuya de "la capacidad de aprendizaje autónomo está ligada a la autoestima y la confianza en las capacidades de uno mismo". Creo que eso es clave y es lo que creo que los colegios quitan casi a todos (Casi, por que ni a vosotras ni a mí creo que lo haya hecho)

Muchas gracias por sus comentarios super enriquecedores.

Abrazos a todas

Zinnia Muñoz dijo...

PD. Si, tambien me encanta Mafalda y Libertad... mira que triángulo socialista, jejeje

En casa dijo...

Jajaja
Las tribulaciones de las mamás home/un-schoolers... Nada que no pueda arreglar un ratito con Mafalda y sus amiguitos.
Muchos besos, chicas
PD: Me gusta que te guste mi frasecita (me la voy a tener que aprender para largarla por ahí)... me sube la autoestima, que a veces también nos hace falta a nosotras, jajaja

En casa dijo...

Ay, otra cosa, que se me olvidaba con el rollo de la autoestima...
Si llevan tan poco tiempo sin ir al cole me parece muy normal que no sepan muy bien qué hacer y se sientan algo perdidos. Al fin y al cabo, llevan mucho tiempo recibiendo "aprendizaje" como consumidores, y es difícil cambiar de chip.
Aunque sea cierto que nosotras hayamos superado los "traumas" de la escuela en este sentido, tengo que decir que yo he tardado mis años en ir encontrándome a gusto con situaciones de aprendizaje nuevas. En mi caso, desde la adolescencia hasta no hace tanto tiempo, intenté rellenar todo ese espacio con una gran sociabilidad, pero al final el ajetreo social cansa y hay que buscar en lo propio. Entonces es cuando empecé a disfrutar de actividades propias de aprendizaje, exceptuando mi profesión, que también fue de autoaprendizaje. Una amiga me dijo que para ser traductora de inglés a castellano solo necesitaba tres cosas: saber muy bien inglés, escribir bien en castellano y practicar mucho. Y tenía razón.
Bueno, nuevamente, muchos besos y ahora sí que dejo la hilera de comentarios que me voy a mi taller de costura (yujuuuu!!)

Marvan dijo...

creo que el tema es de lo más interesante y no sé si también necesitaré dos entradas jajaja.

Zinnia, está claro que el ofrecer algo, en absoluto tiene que ser siempre libro o lapiz y papel. Aquí la afición a Napoleón vino por un video y la pasión por las aves rapaces vino por un espectáculo que fuimos.

Referenta a la frase "la capacidad de aprendizaje autónomo está ligada a la autoestima y la confianza en las capacidades de uno mismo" es una verdad como una casa. Pero ¿qué haces cuando al niño le falta esta autoestima y esta confianza? Entonces tendrás que darle este empujoncito, como le pasó a la niña con el Ballet. A veces hay que estimular y empujar al niño para poder tener oportunidades de éxito. Uno vez que están estas oportunidades de éxito está claro que las cosas van solo.

Por ejemplo mi hijo pequeño es nefasto dibujando. Me empeñé en enseñarle a dibujar mínimamente y nos pusimos a las técnicas del libro de "aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro". Los resultados han sido espectaculares y a veces la sorpresa en sus própios ojos era todo un poema cuando giraba el dibujo y veía lo que había dibujado: ¿¿¿YO dibujé esto???? Entonces no debo de ser tan malo dibujando.......

Está claro que no le voy a obligar a dibujar más de lo que él mismo luego quiere dibujar ni le voy a apuntar a una académia de dibujo o esperar superdibujos de él, pero sí que creo que la experiencia fue positiva y ha perdido cierto miedo al dibujo (y seguimos en ello).

Lo mismo nos pasó con la poesía, era algo que teníamos superabandonado. Pero desde que les leo una simple poesía cada día han sido capaces de vez en cuando de escribir sus propios poemas y realmente no eran tan malos. A veces después de yo ya leer una poesía el tercer o cuarto dia, insisten en leerlo ellos mismos y es super gracioso el "aire poético" que le dan al leerlo.

Y así más ejemplos. Y es esto lo que quiero decir al ofrecer y que quizás a veces no pueden mostrar interés en algo porque no lo conocen.

Está claro que si tienen interés en algo por mucho que nosotros tengamos interés en esconderlo, ellos lo encontrarán (como dices lo del holocausto, aquí pasó lo mismo con el tema guerras). Pero yo me refiero a cosas en el que NO demuestran un primer interés porque muchas veces son menos espectaculares y no atraen tanto como justamente la poesía o ahora la opera que también hemos hecho nuestros primeros pasos y les ha gustado.

De todas maneras yo soy de las de "viva la libertad" y justamente para esto hago la educación en casa porque puedo hacer lo que creo lo más conveniente para MIS hijos. Los hijos de los demás, su madre tiene la libertad de enseñarlos o educarlos como ella cree más conveniente porque como es su madre los conocerá mejor jejeje.
Y desgraciadamente no, no creo en una teoría única para todos. Y sí, creo que hay niños con una curiosidad nata inmensa que no necesitarán nunca ningún estímulo, pero creo que estos no nos pueden dejar olvidar que hay otros que sí necesitan un empujoncito.

Por cierto y ya acabando porque sino escribo un libro. Estamos empezando a leer la bibliografía de Hellen Keller. Creo que (aunque un ejemplo especial) sí que es un ejemplo que demuestra que a veces empujando e incluso empujando muchísimo, se puede llegar a grandes cosas donde sino no se hubiera llegado. Cada niño se merece de que contemplen sus circunstancias, sus posibilidades y sus aptitudes y a partir de allí a ver qué hacemos.....

Zinnia Muñoz dijo...

Tal vez la clave, frase de Gemma y reflexión de Marvan, (anda, que vas a tener que escribir un libro!), es que si al chico le falta autoestima y confianza en lo que hace va a ser más necesario empujar, hasta que, a través de experiencias como lo del dibujo con tu chico, vayan ganando confianza y se lancen por su propia cuenta.

Yo creo que la chispa si está en todos, pero como dices Marvan algunos no lo necesitan pero a otros hay darles un super empujón, o más que eso hay que empujarlos todos los días por meses para ver un pequeño resultado (agotador pero me he visto en eso). Y cierto, hay que abrirles su abanico de posibilidades, temas, experiencias para que lleguen a otras cosas, y a veces esto llega de la forma más inesperada.

Cada familia un universo, cada chico una galaxia. No hay reglas para todos, ¡ni debe haberlas!

Abrazos y el debate queda abierto ;)

Silvia dijo...

Marvan, eso es exactamente lo que dice CM. El maestro no dirige. Todo lo que no es dejarlos a su aire no es tampoco actividad dirigida a golpe de campana y sin tener en cuenta al niño. Si el maestro no dá charlas, hace preguntas para ver cuánto aprendieron, obliga con castigos y premios, sino que como dice Marvan da ejemplo y un empujoncito, no creo que se pueda equiparar a coacción.
Es como si dijéramos alimentarlos dejando que ellos busquen comida por la casa, o se hagan un bocadillo o algo, o que coman lo que vean en la nevera, o el otro extremo de abrirles la boca y meterles la cuchara, o amenazarles si no comen...
Yo creo en cocinar platos ricos, unos los sugiero, otros los hago sóla, y les invitamos a probar cosas nuevas... Lo mismo en el aprendizaje. Porque dejar a un niño sin exposición a una variedad de materias y reducirle a lo que le interesa es limitarlo. Sé que no es popular entre los unschoolers, y no me afana, como dice Marvan, lo que les interesa tienen tiempo y buscan la manera de explorarlo, porque tampoco es que estemos horas y horas y horas insistiendo y forzando. Pero como Marvan (será que le gusta la filosofía de Mason aparte de su método de workboxes), unas cuantas "lecciones" (que no son como en el cole, que conste) que les abren a terrenos como la poesía, el dibujo, como ella dice, y en el caso de mis hijas a la historia, al pensamiento matemático (porque a ellas lo que les tira por sí solas es precisamente el dibujo y las artes), junto con tiempo para que jueguen, exploren sus intereses y hagan lo que quieran, es lo que nos funciona.
Como dice Marvan también, esos "empujoncitos" no son en absoluto papel y lápiz, son oportunidades, ideas que uno ofrece y que hayan terreno en la mente del niño y crecen.

Silvia dijo...

Ah, lo de que reducirlos a sus intereses es limitarlo lo dice CM, no yo, pero estoy de acuerdo.
Claro que se me olvida decir que vosotras que habéis tenido por muchos años a los niños en el cole y que lleváis menos tiempo en casa que el pasado en las aulas, es posible que sea diferente y que necesiten más tiempo para "curarse", o para hayar un balance entre lo sugerido y lo libre. Claro que como dices, Zinnia, "la capacidad de aprendizaje autónomo está ligada a la autoestima y la confianza en las capacidades de uno mismo", y comprendo la frustración de dar un empujoncito y ver poco resultado. Eso es algo muy importante, lo de ser paciente y muy cauteloso con los empujones. Creo que nos toca toda la vida reconsiderar si el empujón es el adecuado, no muy fuerte ni muy flojo, ja ja ja.
Besos,

Zinnia Muñoz dijo...

Hola Silvia. Ya me hacía raro que todas con parrafadas y vos... faltabas! :) jejeje, con cariño, no? que se te facilita tanto escribir que nos gusta leerte.

La frase no es mía, es de Gemma.

Me gusta el paralelo que haces con la comida, que si no prueban algo que no han comido nunca pues no saben si les gusta o lo detestan. Y deben comer un poco todos los días y variadito para estar saludables. Aunque el monoalimento es también interesante por un tiempo, pero mejor variado. Aunque creo que al final cada uno come lo que quiere comer, y de vez en cuando algo que sabe que le hace bien pero que no le gusta, pero esa es una decisión personal.

Gracias Silvia. Un abrazo

Silvia dijo...

Perdón por tanto comentario... se me olvidó decirte Zinnia que creo que eres muy inteligente y que Fabián y tú estáis haciendo una gran labor... también es que tenéis unos hijos divinos, y no es hablar por hablar, es lo que leo y lo que nos compartes.
También admiro a Gemma y Marvan, si no fuera cuarentona diría que de mayor quiero ser como ellas, ja ja ja.

Silvia dijo...

Y otro más... ja ja ja. Es que no leí el post de Gemma.
Qué curioso, a mí me pasó algo muy parecido por no decir lo mismo. Desde adolescente incluso a mis años primeros de casada sin hijas, no sabía qué hacer con mi tiempo. Mi marido sí sabe cómo estar con él mismo, en silencio, y yo no sabía qué hacer como no tuviera toda la semana llena de cosas. De repente empecé a aprender a pasar ratos a mi aire, leyendo, cocinando, paseando... y como Gemma, me autoenseñé fotografía, tuve ese negocio, lo cerré y Gemma, qué cosas de la vida... me ha salido mi primera oportunidad de traducción y la he aceptado. Estoy feliz. También estoy en transición hacia la escritura con lo del libro, y sin prisa a ello voy.
Estoy de acuerdo en que lleva tiempo, es algo que los niños aprenden del ejemplo de los padres, como Gemma dice ella y su marido hacen sus cosas y los niños se unen a ellas o hacen las suyas. También creo que tres años es poco, todavía han de estar condicionados a que sean otros quienes les digan qué hacer todo el tiempo de forma externa e inconexa. Pero poco a poco, chicas, no es concurso, el valor está en el camino andado, y la meta con tenerla es lo que importa, se tarde lo que se tarde en llegar. Recordad lo de ir lento.

Silvia dijo...

Gracias Zinnia, y no te apures, una de mis metas es saber reírme de mí misma, ja ja ja, y me gusta que seáis sinceras y me digáis en confianza.
Y mira, sí que terminamos comiendo lo que queremos y no. ¿Tú no empezaste a comer cosas como verduras, pan moreno, frutas, etc, por saber que son saludables, y ahora son parte de lo que te gusta? Porque yo de adolescente y antes de ser mamá, comía pésimo, y ahora no soy ejemplo perfecto, pero me he cultivado el paladar y creo que escojo cosas libremente porque me dí mi empujoncito motivada por comer saludable durante el embarazo, o porque de mamá no me veo comiendo donuts todos los días y esperando que mis hijas se críen saludables. Y busco cosas que sean ricas y sanas, a veces directamente comemos la golisinita, y otras comemos sano porque es lo que toca.
Y creo que Gemma no os dísteís vuestro tiempo de barbecho como lo llama Ipe, o de unschooling puro y duro. Cuando los niños no van al cole, su unschooling dura seis años, al menos es lo que está durando en mi casa. Por mucho que veáis que hacemos, mis hijas siempre juegan y juegan sin límite, y hacen mucho lo que les dá la gana. Apenas hace unos meses (y la mayor tiene seis y medio, que conste), llevamos una dieta rica y ligera de unas lecturas, un poco de escritura, mates orales... y no presiono, y no me dicen mucho lo de que se aburren. Me dicen más como a dónde vamos, o quiero quedarme en casa, si vienen semanas donde estamos mucho dentro pues quieren salir, y si estamos saliendo mucho me piden casa. Tienen como un termostato, ja ja ja. Y coincide con el mío por lo general (no siempre, ja ja ja, a veces me salgo sóla o me quedo sóla y se van con el padre, ja ja ja).

Silvia dijo...

Gemma, me permito contestarte al comentario que le hiciste a Marvan sobre lo referente a CM, ja ja ja. Primero decir (que no sobra), que no estoy tratando de convertir adeptos, y que además respeto y admiro vuestra manera de llevar la educación en casa, incluso si no coincido. Pero me atrevo a decir que podáis estar malinterpretando a Mason, porque quizá los que la hemos acercado un poco al público no hayamos sabido explicar con la claridad con la que ella se expresa en sus volúmenes.
El caso es que Charlotte Mason está en contra del maestro como facilitador. Cuando Marvan dice que CM cree en el empujoncito y la libertad, el quid de la cuestión está en cómo entiende CM el empujoncito. Ahí estriba su filosofía.
El contexto es el siguiente. En la época industrial de CM, había una corriente que abogaba por que los jóvenes fueran aprendices de un oficio, y el que era barrendero se quedaba ahí, sin haber nunca sido expuesto a la riqueza de la humanidad que se encuentra en la poesía, literatura, en la naturaleza, etc. CM no también piensa que un pastor, barrendero, trabajador en una fábrica, si es feliz es perfecto, pero ella piensa que esta felicidad no puede alcanzarse sin estar en contacto con las llamadas "artes liberales" que engloban las ciencias también. En una mirada digamos renacentista. Igual que Leonardo DaVinci tenía curiosidad y desarrolló sus abilidades en muchos campos, no por buen pintor se quedó encajonado en ello.
La sociedad industrial y los colegios basados en ella, aspiran a "igualizar" y luego a capacitar al joven en un oficio. Y CM pensaba que eso era castrante, un barrendero puede si bien quiere ser poeta también, verdad? Yo no soy nada, simple mami y ama de casa, pero disfruto de la poesía, de la educación, de la filosofía, del arte... y porque me autoeduco y expongo a cosas en mi "confort level" y fuera.
En otras palabras, CM coincide contigo Gemma, los niños son curiosos, el maestro o padre es quien los encajona o los cierra, cuando le "sobrealimenta", digamos. Su exponer al niño a una dieta variada no es exponerle a lo que se entiende por asignaturas. Su dieta variada era algo de "handiwork", lectura de poemas, que los niños hicieran su libro de los siglos poco a poco, según las lecturas les abrían a la historia de su país y de la humanidad, el problema según yo es que pensamos que lo que ella llama inspirar consiste en una dieta de superdotados o de super mamis y super niños sabelotodo que leen desde los cuatro años, saben latín a los cinco...NO. Y recuerda que en su época no había Internet, lo que ahora nos facilita el que el niño esté muy fácilmente en contacto con muchas cosas, eso y los viajes, las pelis, etc. Ella educó a niños de las calles de Londres. Y Zinnia, recuerda que CM a cada niño le pedía según sus facultades, poco en un niño era un mundo, mucho en otro no era nada, según sus posibilidades.

Silvia dijo...

Por último... por hoy, ja ja ja. No tenemos que coincidir. Es obvio que Marvan y yo abogamos por pequeñas lecciones "a la Mason". Y no son facilitadas sino inspiradas por las lecturas, paseos, mediante música, ejercicio, trabajo manual, cultivando relaciones, formando hábitos, una mezcla de elementos. Como quiera, con o sin lecciones, mi enhorabuena por buscar vuestro modo y vuestro equilibrio, por trabajar y constantemente buscar el bienestar y crecimiento emocional e intelectual de vuestros hijos, y mi admiración por vuestra paciencia y conversación provocativa y estimulante.

Zinnia Muñoz dijo...

Lo que yo decía, faltabas tú para que nos complementaras y ajustaras la visión de la discusión :)

Aunque no he leído a CM estoy completamente de acuerdo con lo que dices de ella, que si alguien hace un trabajo manual no significa que no piense o disfrute de la ciencia y el arte.

Con Fabián decimos que cada uno debería tener un arte (para expresarse), un oficio (para trabajar y ganar el sustento) y una profesión (para pensar). Los tres. Indispensables, equilibran y complementan.

Y que siga el debate! Jejeje

Silvia dijo...

Sí, que siga mi monólogo, ay, digo EL DEBATE, JE JE JE.

Silvia dijo...

Y justo me encuentro hoy con este post de Mystie. Mystie fue educada en casa y ahora ella educa a sus hijos. Precisamente su post de hoy remarca eso que os decía de que CM no es todo libros ni lecciones, el desarrollo físico y emocional son claves también en el humano.
http://www.pelennorfields.com/mystie/2011/dcsepa/

En casa dijo...

¡Qué interesante todo!

Seguro que al final resulta que todas hacemos más o menos lo mismo, que es lo más gracioso de todo.

Por lo que cuentas de CM, Silvia, comparto muchas de sus opiniones, sobre todo en el contexto de una escuela (iba a decir y de la época, aunque seguro que sus principios serían muy aplicables en las escuelas actuales), pero verdaderamente en nuestra familia creo que los niños están expuestos a una diversidad inmensa ya de por sí, sin que nos esforcemos mucho, sencillamente porque la curiosidad existe en todos. Su padre y yo somos traductores, leemos mucho, tenemos muchos intereses, compramos más libros al mes casi que la biblioteca municipal, a los dos nos gustan las matemáticas, tenemos curiosidad por temas científicos lo mismo que artísiticos, vamos a museos, cocinamos, viajamos, tenemos amigos con muchos intereses muy variados.

Y no creo que seamos una familia especial. Por lo que leo, muchos de los que hacéis homeschooling cultiváis infinidad de intereses además de estos.

(to be continued)

En casa dijo...

Entonces, lo que yo opino es que, cuando se adopta la postura de compartir todo esto en familia, los niños se encuentran expuestos, y de paso nosotros a ellos, porque también ellos cultivarán aficiones por su cuenta que nos enriquezcan a nosotros.

En nuestro caso lo que siento que nos falta especialmente es un mayor contacto con la naturaleza y, aunque con esfuerzo podamos intentar acercarnos, el caso es que cuando no conoces bien algo cuesta trabajo compartirlo. De ahí que estemos pensando mudarnos a una zona más rural. No sé, me parece que criando gallinas vamos a aprender mucha más biología que toda la que me llegó a mí yendo al colegio, viviendo en un entorno muy urbano y en una familia muy "de letras".

Marvan, el caso que cuentas de tu hijo menor con el dibujo me parece algo distinto. A mi hijo mayor le pasa probablemente algo parecido, pero creo que es algo que le sucede a raíz de los dibujos que tenía que hacer en el colegio (y los miles de coloreados), que le generó rechazo hacia la expresión artística. No sé si en tu hijo la experiencia ha sido esta u otra. En cualquier caso, aquí partes de un malestar en el niño, que no se siente contento con cómo dibuja. Si en este caso puedes ayudarle, no veo por qué no. Aunque también hay que tener en cuenta que no siempre van a ser satisfactorios los resultados, y en ese caso a lo mejor el niño podría sentirse criticado, aunque tu intención sea la opuesta.

Por otro lado, es cierto que hay muchas cosas a las que un niño puede verse o no expuesto de un modo natural, pero es que el mundo es inmenso, y pretender una "educación integral" con los currículums que se han ido elaborando, ya sean los del ministerio de educación de España, los de la "classical education" de los homeschoolers americanos o la formación que reciban los niños de Filipinas, siempre va a ser una parcela muy limitada de la realidad. Y partiendo de esta premisa, yo pienso que todo lo que quiero ofrecer a mis hijos (y sobre todo compartir) debe partir de la autenticidad. Y yo, qué queréis que os diga, no me emociono con la química cuántica porque es que no tengo ni idea de qué es. Ni realmente puedo compartir la música de Vivaldi porque sinceramente no me gusta. Que ellos descubran la química cuántica o Vivaldi por otros medios y que compartan ese interés conmigo o con otras personas me parece fabuloso, pero yo no puedo ofrecérselo. Sí puedo compartir con ellos mis teorías sobre linguística, mis dos idiomas, mi afición al flamenco, mi gusto por la artesanía o por clasificar libros, discos y todo lo demás, mis ganas de entender las matemáticas, mi pasión por viajar, mis habilidades culinarias y un largo etcétera de cosas que me forman como persona y que me muero por compartir con ellos. Luego está todo el mundo que seguro que cuando llegue el momento (y ahora también) se comerán con muchas ganas. Al fin y al cabo, la vida es aprendizaje y este no cesa nunca.

Bueno, me voy a poner sentimental y todo.

Como decía al principio, seguro que luego, en la práctica diaria, al final nos parecemos mucho más de lo que podrían sugerir nuestras teorías. Y yo no sé vosotras, pero mis teorías evolucionan a un ritmo vertiginoso, así que nadie quita que en unos años lo niegue todo, jajaja

Muchos besos a todas y gracias Silvia por incorporarte al debate con tan interesantes aportaciones. Algún día me leeré a la Mason, ¡¡pero es que hay tantas cosas que leerse!!

Gemma

Marvan dijo...

Ves Gemma, Silvia te habla un poquito de CM (te ofrece) y te pica tu curiosidad porque no la conocías y te abre un poco la puerta, luego tú tienes la libertad y el tiempo (bueno, eso del tiempo lo decidirás tu jejeje) de leer más si te interesa.
jajaja, esto es justamente CM!!!
Bueno, CM te pediría una naración ahora de todo lo que te ha contado Silvia para ver si has escuchado (leido) bien jajajaja.

Es broma hé gemma, pero en parte creo que realmente funciona así y que muchas veces los padres, seguramente vosotros mismos en vuestra casa también, ofrecemos cosas sin darnos cuenta porque la vida misma te lleva allí (como ahora ha pasado con lo que te explicó Silvia y te picó la curiosidad). Además vosotros mismos con el ejemplo que explicas de todas las cosas que haceis, realmente estais haciendo esto, solo que es con menos libros. Está claro que el mejor maestro es alguién que le gusta lo que está haciendo o enseñando, como es vuestro caso.

Vaya oportunidad de debate que nos has dado hé Zinnia, gracias!!!

Silvia, yo es que meto a Charlotte Mason en una workbox jejeje. No sé si conoces esta entrada mia :
http://orca-alce.blogspot.com/2009/10/miercoles-con-educajas-charlotte-mason.html

Creo que CM y las cajas son perfectamente combinables. Hemos cambiado algo ahora, sobre todo en flexibilidad de llenar las cajas o acabarlas, pero más o menos seguimos funcionando igual.

También quiero remarcar que no es lo mismo la educación para un niño de 12 años como mi mayor, que para uno de 7 o 8 años. Creo que por aquí también vienen algunas de nuestras "diferencias". Porque si mi mayor tuviera 6 años nosotros funcionaríamos muy distintos. (aunque seguiría con CM y me arrepiento no haberla conocido antes snif.)

Creo que Gemma tiene razón y que funcionamos mucho más parecidos de lo que puede parecer. Lo más importante es seguir el ritmo del niño, respetar sus intereses, seguir buscando el mejor camino e incluso como Gemma dice, estar dispuestos al cambio siempre cuando sea necesario cuando este cambio sea a mejor. Creo que esto lo hacemos todas por muchas teorías o historias diferentes que podamos sentirnos más afines o no..

Por cierto Gemma, lo del dibujo no viene por el colegio. Mi hijo pequeño realmente no entró en el colegio. Hizo justamente hasta P5 (5 años)o sea que no entró en primero y además ya estaba en un colegio de la escuela activa, muy libre y sin libros de texto o fichas.

Por otro lado mi hijo mayor es dibujante nato y este fue 3 años más al colegio (hizo hasta tercero, también en el mismo colegio estilo escuela activa, con experimentación y observación).

Creo que mi hijo pequeño simplemente no le sale el dibujo, igual que no le sale la escritura. Tiene algún bloqueo por algún sitio. Estoy escribiendo algún post sobre ello, pero como es muy personal me cuesta escribirlo y aún lo estoy pensando jejeje.

Bueno chicas, ya no es monologo de Silvia jejejee, que siga el debate.
Gracias a todas ;)

En casa dijo...

A mí estas conversaciones me gustan porque la verdad es que no tengo grandes oportunidades de contrastar estas experiencias con mis amistades habituales, porque todo el mundo lleva a sus hijos al cole y no es lo mismo, la verdad.

En cuanto a lo que dices de tu hijo pequeño, Marvan, es algo que también nos pasa a nosotros con el nuestro mayor, quien fue al colegio solo en infantil (aunque nada de educación activa, sino de educación en fichas y bien sentadito), pero a quien esta etapa creo que dejó huella.

Como yo veo lo que ocurre con mi hijo es que, en determinadas cosas, tiene unas ideas muy elevadas y perfeccionista de lo que debieran ser los resultados, como es con el dibujo y la escritura, y claro la frustración está garantizada. Pero este perfeccionismo no creo que responda a un nivel de exigencia alto, sino más bien a su inseguridad.

También es bastante dogmático y se fija mucho en las opiniones de los adultos, que en muchas ocasiones adopta como propias.

Pero aquí, como en la escritura y el dibujo, veo el mismo problema: es un niño inseguro.
Y aunque yo me empecine en que escriba o dibuje, o que considere la opinión de otra persona cuando él ya tiene una muy fija, el problema no está ahí.

Yo lo que estoy procurando (tanteando, unas veces con más seguridad y otras con desacierto, como todo en la vida) es que recobre esa confianza en sí mismo a través de todo lo que hace bien. Ahora se ocupa mucho con la cocina, con la lectura, patinando... Y sus relaciones con otros niños también han mejorado inmensamente. Creo que cuando le pedía que hiciera algo, que escribiese tal cosa, que (soterradamente) dibujara tal otra, él se sentía presionado. Eran exigencias para complacerme a mí, no para superarse a sí mismo.

Otra cosa que ahora pienso que es fundamental en todo esto es confiar en nuestros hijos, porque los niños tienen una gran sensibilidad para detectar cuando alguien "se los cree" y cuando no es así.

Con esto quería volver a lo que planteaba Zinnia con su hijo. Si el niño lleva tan poco tiempo fuera del cole y necesita recobrar la confianza en sí mismo, también es fundamental que sienta que sus padres confían en él: en todo su potencial y en cómo él va a saber salir adelante. Y no quiero decir con ello que no confiéis en él, pero, como antes decía de nuestra propia experiencia, a veces planteamos exigencias que al final, en vez de alentarlo, no hacen más que ahondar el sentimiento de inutilidad de un niño, o como mínimo, de alienación con lo que está haciendo.

Bueno, bueno, de aquí a nada me pongo a filosofar.

Muchas gracias a todas por este debate. De verdad que me encanta saber qué opináis de todas estas cosas porque respeto mucho todo lo que hacéis y quiero contagiarme.

Muchos besos

En casa dijo...

Bueno, qué pesada soy.

Una cosa más: que creo que la motivación es algo que sale de uno, que no puede venir de otro.

Para mí, la motivación de fuentes ajenas es la inspiración de toda la vida.

Alguien te puede inspirar, pero motivar, motivar te motivas tú solita.

Bueno, como todo, por supuesto esto es lo que piensa esta humilde servidora, que va a resultar ser igual de dogmática que su hijo. ;)

Más besos

Zinnia Muñoz dijo...

Creo lo mismo, que al final de cuentas hacemos todas cosas parecidas. Silvia como es fan #1 de CM y ha subido varias entradas sobre el tema, me ha sembrado un par de cosillas que aunque todavía no soy capaz de aplicarlas sí las tengo en mente. Por ejemplo eso de que los chicos no necesitan trabajar largos periodos de tiempo en un tema o una activida, que es mejor cortito pero sustancioso. Y sí, lo del contacto con la naturaleza también me inquieta, pero desplazarnos al campo en este momento no es viable; nuestro trabajo es tan urbano que aquí tenemos que estas (al menos por unos años). Lo de la huerta es algo, pero nos faltan los animales, los paisajes y otra forma de relacionarnos con la naturaleza.

Estoy de acuerdo contigo Gemma en que los chicos están expuestos de manera natural a los gustos y actividades de sus padres y que esto se convierte en puntos de inicio para aprender, además de los intereses personales que muchas veces no sabemos de dónde salen.Y sí, no les podemos dar el mundo, sólo un pedacito.

A mí me pasa con Iryna, eso de que tome las opiniones de nosotros como suyas, y saque a relucir con frecuencia el "todo lo hago mal, siempre me pasa a mí, es que soy una estúpida..." (me parece oirme a la misma edad), quiere que todo le salga la primera y a veces es difícil porque es un poco despistada (hasta con las cosas que le gustan, con todo, ella es así, siempre lo ha sido) y sí, insegura; me pregunta 3 veces cuánta agua le echa al jabón cuando ya lo ha hecho como en 5 ocasiones(y un par de ellas sola). Creo que parte de esto es que sienta que no la amamos como és, cosa que no es cierto y que le hemos dicho muchas veces, a la par de decirle que está aprendiendo, y la otra parte es que ella misma no se acepta como és. Cuando yo tenía su edad me daba rabia ser tan torpe, me pega con todo, tumbaba las cosas, me tropezaba (bueno todo eso sigue pasando), pero aprendí que así era yo, que debía tener más cuidado y que cuando pasara eso, pues ni modos, hacía parte de mí. Tengo una larga lista de cosas en las que me falta mucho de esa propia aceptación, pero ahí voy con la tarea, y cre que eso es lo que le falta a Iryna, tenerse paciencia, amarse y aceptarse. Fabián dice que uno no puede cambiar nada hasta no haberlo aceptado.

Y continúa...

Zinnia Muñoz dijo...

Con el mono es más complicaco aun, porque siento que por un lado está uno inevitáblemente comparando lo que hace con lo que debería hacer para su edad y por otro está él, con todos sus enredos pero también sus gustos, potencialidades e intereses. Y llevo en esa "pelea" como 6 años y quitarme esas costras de encima ha sido difícil y más lento de lo que yo creía, tengo cosas en la cabeza pero en la práctica... estoy a años luz de mi deseo. Así que primero que todo debo aprender a confiar en él, si Gemma, porque no lo hago,en parte porque no lo conozco o lo comprendo bien, el mono es todo un enigma y no sólo para mí, también para mis padres, sus hermanos y la ciencia médica. Ese hombre es un cuento. Y con él me preocupa mucho que vemos que su fuerza de autosuperación es muy bajita (en terminos coloquiales, le falta berraquera), ante un problema huye, se esconde, abandona, ha sido así toda la vida.

Creo que como mamá, ese chico es mi mayor prueba y aprendizaje. De haberlo dejado en el cole que estaba, simplemente habría pasado de curso en curso sin saber nada hasta graduarse. Y el cole dudo mucho que lo hubiera ayudado a superar alguna de estas cosas, al contrario, creo que lo perjudicó en muchas. Por ejemplo, solito no hace casi nada, necesita dirección, supervisión constante... Pero ahora es nuestro turno de darle una mano en lo que podamos.

Alguien dijo monólogo?? Jejeje. Pero qué rico y cuánto aprendemos.

Abrazos

Silvia dijo...

Zinnia, qué interesante. Te doy las gracias, porque como dice Gemma, compartimos con padres que optan por esto, sobre todo vosotras tres con hijos en las mismas edades.
Varias cosas.
1. A veces pienso que pueda parecer que decimos "los que habéis tenido a los niños en el cole" como si fuéramos superiores los que nunca los llevamos. Y no, en absoluto. Cómo hayan llegado hasta el presente no tiene que determinar su futuro negativamente, pero hay que CONOCERLO Y SABERLO para entender cómo está afectando y porqué los comportamientos presentes, sobre todo para fomentar lo bueno y para "curar" lo negativo, como lo que cuentas Gemma de tu hijo en el colegio al que no le fué muy bien, o Marvan y Zinnia también. Unido a factores de su personalidad, y a cuestiones de la adolescencia, etc.
Pero esa es la belleza del "homeschooling", que uno observa a los hijos más, y comienza a cultivar la confianza (que cuesta, muuuuucho, muuuucho, sobre todo si eres mami controladora y perfeccionista -no que yo lo sea, ja ja ja- no, yo soy super controladora y obsesiva, que es peor, ja ja ja).

Silvia dijo...

Continúa

Y sí, claro que leí tu post de CM en una workbox. Precisamente, como le dices Marvan a Gemma, eso es CM, porque ella no es un método de pasos a seguir y currículum (aunque hay guías, todas las Charlomasonitas, ja ja ja, somos mujeres en su mayoría, pero hay hombres muy enterados no creáis), pues todas nosotras hacemos nuestro REMIX. Hay Urban Charlotte Mason, y ahí te iba a decir, Zinnia, que estar en contacto con la naturaleza no significa mudarte al campo o a una zona rural, claro que la idea no está nada mal, Gemma, ja ja ja.

Silvia dijo...

más....

Y de nuevo Gemma eres más Mason de lo que piensas. No es que vaya a decir ahora que las cuatro o que otras familias que educan en casa seamos todas igualitas, pero SÍ digo como habéis mencionado, que seguro nos parecemos en muchas cosas más de las que pensamos. Es que una cosa es lo que vivimos, y otra nuestra "narrativa" de lo que vivimos.
Más cosas. Ah, Marvan, muy interesante lo que dices que los niños trabajan diferente a diferentes edades. Y uniéndolo a lo que dice Gemma de que les exponemos a nuestros gustos y aficiones, también creo que quiénes y cómo seamos como "maestras" también va dando forma a nuestro proceder. Y de acuerdísimo con Gemma, es algo en evolución constante. Incluso aunque te mantengas firme en unos principios o vayas de una corriente a otra, siempre uno evoluciona porque cada época de los niños y cada época en el hogar los factores cambian. Es una constante en el cambio, ¿verdad?.
Zinnia. Lo del mono es un asunto complicado. Te admiro porque sé que es difícil tener un hijo que es tan "diferente". Si ya cuesta con los que pasan por las fases más comunes, me hago cargo de tu proceso. El mono te terminará cambiando a tí y a Fabián, y a sus hermanos. La lección que el os está enseñando aún ni la vislumbras. Difícil es, pero pienso que sacarlo del cole fue el primer paso en la dirección correcta. Y sólo puedo decir una y otra vez que el niño ha caído en una familia estupenda... Hablar de ello imagino ayuda a saber qué viene después. Como dices, vuestras metas de momento son las de llevarle despacito de la mano hacia mayor independencia y mejor autoestima. Que es lo de todos en diferentes niveles.
Y Gemma, Mason está de acuerdo contigo. No se puede forzar ni obligar a que alguien se motive. Tampoco se puede inspirar a que alguien aprenda algo que a uno no le interesa.
Una cosa muy importante para Mason era que el padre y madre, o el educador estuvieran en contínuo aprendizaje por y para ellos mismos. Eso es lo que contagia y lo que inspira. De hecho fíjate, una cosa en la que no estoy 100 por 100 con Mason es que ella defendía los paseos por la naturaleza (que Amy en Perú hace por la acera hasta la gasolinera y vuelta cuando están en una ciudad, o por la jungla cuando están en el campo, ja ja ja). No hace falta irnos a Yosemite park, puedes salir en tu barrio, y como Zinnia, al huertito. Otros días son excursiones más planeadas, otros la naturaleza es una maceta y una lagartija, verdad,. A lo que voy, Mason decía de tener un "nature journal", que es lo de los papelitos y cartelitos de la hija de Gemma, pero con plantitas y animales. Pero Anna Bostford Comstock, la autora de the Nature Study Book, decía que sólo con pasearse ya era suficiente. Y cuando uno no sabe (yo no tengo ni idea), pues a pasear y a fijarse en cosas y a aprender con ellos si quieres, o si no, pues sabes qué, ya tenéis Gemma y Marvan muchísimas cosas que os llenan de curiosidad... y en lo de que somos familias "normales" te equivocas, Gemma. No voy a decir que somos "mejores", pero no todos seguimos cultivando nuestra curiosidad con actividades, lecturas, paseos, viajes... Unos por falta de recursos económicos, otros por vivir en zonas del mundo donde no es posible el "lujo" del aprendizaje, están muy ocupados subsistiendo con necesidades básicas, y otros porque sencillamente están en la vorágine de trabajar para ganar para consumir, y "consumen" conocimientos o mejor dicho datos, en lugar de digerir y deleitarse con el aprendizaje.
Ah, y Gemma, si os ponéis a criar gallinas no sabes lo que puede salir de ahí, ja ja ja, la oda avícola, o la sinfonía gallinácea.
Y no, no tienes porqué oir a Vivaldi, no, mujer. ¿Has probado con los rusos? Porque Sherlock Holmes dice que los italianos y franceses son algo blandos, los rusos tienen una energía que contagia, cuando va a la sinfónica le gusta oir a compositores rusos, eso le despeja, inspira, y le ayuda a vitaminarse y mineralizarse, como dice Mighty Mouse.
Abrazos a todas!

Silvia dijo...

Quise decir que las tres tenéis ocupaciones, inquietudes, conocimientos y hobbies que os enriquecen y que inspiran.
Y Gemma, no es que piense que todos debieran hacer lecciones cortas, más bien es que miro vuestra situación y creo que es más importante lo que hacéis ahora como dices que ningunas lecciones de libros de las que han tenido mucho y malo. Incluso los proyectos que facilitábais suavemente tampoco son exactamente las "lecciones" tipo Mason.
Es lo que hace Marvan, son unos mínimos que a ella le funcionan porque a sus hijos les dan una constancia y cierta SEGURIDAD, es un trampolín del que lanzarse a actividades independientes, o una buena práctica con camilla debajo, como el ejemplo del dibujo que daba. Y es como ella dice una piedra angular desde la que explorar otras cosas, algunas que dan para mucho, otras que se agotan. No tanto un par de horas en que enseñar o aprender los bodrios como física cuántica.
A propósito, sabéis que CM odiaba la gramática. La mayoría de las cosas se pueden aprender con vivencias, experiencias, y lecturas. Las vivencias primero. A ela le molestaba mucho niños encerrados cortando maripositas de papel, cuando podían estar viéndolas fuera.
Y en eso coincido.

En casa dijo...

Zinnia, a mí me parece que eres una madre estupenda y muy valiente y estoy de acuerdo con Silvia en que tu "mono" como lo llamas os va a cambiar a todos y también seguro que a sí mismo. Fíjate si te hubieras planteado tantas cosas en la vida si no fuera él como es.

Mi hijo mayor también me ha hecho plantearme muchas cosas y no puedo culpar de todo al colegio al que fue tres años porque no sería justo. Y Silvia, la verdad es que en el colegio le fue muy "bien", era el niño estrella súper listo y precoz, y lo sigue siendo para mucha gente, que piensa que es superdotado o algo por el estilo, pero yo que lo conozco, sé que en todo eso se esconde una personita bastante insegura y quiero hacer lo posible por que se convierta en un hombre seguro de sí, porque de intelectuales sabelotodo está el mundo lleno.

Con los años he ido aprendiendo del apego, del respeto y de muchas otras cosas que no creía desconocer hasta que te das cuenta de que no las tienes en tu vida. Y, la verdad, todo gracias a mis hijos.

Tenemos suerte de tenerlos, ¿no creeis?

Bueno, ya me he puesto otra vez sentimentaloide, deben ser las 9 horas que llevo de traducción en el cuerpo.

Chicas, me voy a la calle que me espera mi familia para cenar por ahí y despedir a la abuela escocesa.

Muchos besos y hasta prontito

Gemma

Silvia dijo...

Gemma, pásatelo bien con la abuela de cena...
Sólo muy rápido quería pedirte perdón muy grande. Soy muy bocazas y me pasó anteriormente algo semejante.
Perdón por decir que le había ido mal a tu hijo en el cole. No sé por qué se me cruzaron los cables.
Lo cual lo hace todo más meritorio de tu parte, porque como dices, muchos se habrían sentido orgullosísimos con su hijo intelectual como lo llamas y superdotado. Que tú te preocupes por su bienestar espiritual, físico y emocional, y no sólo por el intelectual, habla volúmenes.
Y 9 horas de traducción... guau, salte a que te dé el aire, sí.
Besitos

Marvan dijo...

Oye Silvia, empiezo a entender porqué estás escribiendo un libro jajajaja
(con todo cariño hé)
Además super interesante todo lo que escribes. Yo compraré el libro que escribes jejeje.

Me encanta la frase de: un trampolín para saltar a aprendizajes independientes.....

No lo podía haber dicho mejor.

Por cierto, tenía programada una entrada sobre Charlotte Mason para el viernes (a veces el fin de semana cuando tengo más tiempo me pongo a escribir cosas que dejo programadas para la semana porque entre semana no tengo tanto tiempo para dedicarme a las entradas y más aún si por allí se hacen debates largíííííísimos jeejjeje) Así que lo he adelantado hasta mañana porque creo que la entrada encaja perfectamente en todo lo que hemos estado hablando/escribiendo aquí.

Así podremos seguir comentando allí porque sino a la pobre Zinnia la saturaremos los comentarios jejejeje!!!

Gracias por esta tartulia tan interesante. Seguiremos en ello ;)

Zinnia Muñoz dijo...

Buen comentario Marvan. Silvia es una mujer con el don de la palabra, si vieras nuestras conversaciones por skype (que últimamente están algo abandonadas), esa mujer nunca se queda sin palabras, es una maravilla. De verdad Silvia que te queremos mucho.

Por el mono he leído lo que no os imaginais y he aprendido tantas cosas buscando entenderlo y ayudarlo; cambiamos nuestra dieta por él y de ahí quedaron tantas cosas para la vida diaria, que hay una forma de comer en esta casa antes y despúes de eso... fue un cambio grandísimo que nunca habría sido tan rápido como lo fue de no ser por él. Todos los juegos que cuelgan del techo de nuestra casa fueron diseñados con las cosas que leí pensando en él, ¿y quienes los han disfrutado al 100%? Los pequeños! Y han desarrollado todo tipo de habilidades y usan los juegos de una maneta que uno no habría imaginado. Al paso que vamos Líam podría ingresar a un circo como trapecista en un par de años, jeje.

No son palabras vacías cuando decimos que los chicos nos enseñan mucho, son nuestros grantes maestros.

De irme al campo, pues mira que siempre he querido, está en mí desde que engo memoria. (A los cuatro años yo quería ser la médica del pueblo) Quiero sembrar y tener un burro, una carreta con caballos, una vaca, gallinas y un par de ovejas (como mínimo eso, jeje). Pero eso si con una muy buena conexión a internet!

Ya me acordé de la palabrita que me rondaba la cabeza: "Pensamiento complejo", creo que todas lo que tratamos de hacer con nuestros chicos es que lleguen a eso, a que cada dato, pregunta, información, aprendizaje, se conecte con tantos otros generando ideas sin fin (como decía la chica de la entrevista de Meni, como neuronas que se interconectan), las cuales se cristalicen en proyectos y hechos concretos que generen aun más preguntas y datos y conocimientos.

Mira Gemma que yo era "excelente" en el cole, pero me habría encantado educarme en casa. Siendo la lectura una adicción para mí no habría sido difícil. Y sí, la convivencia permanente con ellos nos enfrenta con nosotros mismos, nos cuestiona la vida entera y nos abren puertas a tantas y tantas cosas. Sé que la educación en casa no es para todos ni todas las familias, pero pienso que el cole es una salida fácil para muchos. Porque esto de educar en casa es fuerte, pesado muchas veces pero infinitamente gratificante, verdad?

Marvan dijo...

Hombre, y tanto!!!!
Por cierto Zinnia, creo que alguna vez lo dijiste pero ¿Tiene algún diagnóstico Liam? Lo digo porque nosotros también vivimos con ciertos problemas, aunque no tantos como tú está claro.
Tengo además también una entrada ya preparada sobre este tema jejeje, pero como dije es bastante personal y entonces me cuesta más publicarlo, la tengo ya preparada desde un par de días pero no me decido a publicarla pero a raíz de este debate a ver si me animo y la pongo para la semana que viene o así.

Zinnia Muñoz dijo...

No, hasta el momento Líam ha tenido un desarrollo de bueno a excelente en todas las áreas. Si tuvimos temores en algún momento pensando que fuera algún gen masculino (porque mi hermano es medio loquiño y el hijo mayor de él Asperguer, aunque el menor es normal, tuvo algo de lio con un par de fonemas pero además de su asma, todo lo demás bien)Pero ya hoy, aunque no ha soltado mucho la lengua, nunca ha parado su proceso y es sol completo (supongo que ser el menor también lo hace aprovecharse de eso y hablar consentido).

Anímate, que este "grupo de apoyo" es mejor terapia (y mucho más barata) que cualquier otra.

Madres homeschooler anónimas: Mi nombre es Zinnia y educo en casa.

Jajaja. Pero visto el chiste desde el lado bueno eh?

Silvia dijo...

No son los músicos rusos, son los alemanes, que me hago líos yo sola.
Y en plano serio, chicas, me váis a hacer llorar.
Sólo puedo decir que me siento tan bendecida y alagada de teneros por amigas. Firmo tus palabras toditas, Zinnia, y lo que cuentas de Líam me estremece.
Entiendo, Marvan, lo personal cuesta trabajo. Voy a leer tu entrada de CM y me voy a "inundarte" tu blog, ja ja ja.

Zinnia Muñoz dijo...

Creo que cuadrando bien los horarios podríamos encontrarnos por skype, nosotras hacia el medio dia y vosotras hacia el comienzo de la noche... Sería estupendo! Y una tertulia super entretenida.

Silvia dijo...

Sí, yo estoy por ello. Bien pensado, Zinnia.

Marvan dijo...

No tengo Skype snif.
Y conociendome, mejor que no tenga jejeje.

En casa dijo...

Silvia, por favor, que no tienes que disculparte por nada. No es que me hubiera dado lo mismo si al niño le hubiera ido bien que mal en el cole, porque yéndole mal habría sido peor, pero vamos que en ningún momento me molestó que lo entendieses así. Lo que quería era aclarar que no es el caso, porque no siempre se saca a los niños del cole porque vayan mal. Muchas veces, como en nuestro caso, lo hicimos porque no nos gustaba la educación que recibían y, más concretamente, porque al mayor, en primero de primaria, le iba a tocar el peor profesor de todo el colegio, un señor de esos que debían dedicarse a la vida cotemplativa y al arte, preferiblemente en una ermita en medio del desierto, y ahí nos decidimos en tres días: nos negábamos a que se pasara 20 horas semanales hundiendo a nuestro hijo, como vimos que sucedió con otros niños. Y desde entonces hasta ahora.

Ayer por la tarde estaba yo pensando precisamente que qué pena que estuviésemos todas tan lejos con lo que me gustaría tomarme un café con vosotras. Vamos a tener que organizar un encuentro internacional de homeschoolers de habla hispana, jejeje.

Por cierto, Marvan, ¿me podrías pasar los datos del libro ese de dibujar con el lado derecho del cerebro? Al final igual le echo mano. ¡Fíjate tú la unschooler! jajaja

Bueno, pues ya os dejo que hoy me voy a pasar el día dando vueltas por la calle aprovechando el solecito primaveral.

Muchos besos

Gemma

Marvan dijo...

Hola Gemma,
en mi blog puse ya dos entradas sobre este libro:
http://orca-alce.blogspot.com/2010/01/aprender-dibujar-con-el-lado-derecho.html

http://orca-alce.blogspot.com/2010/04/dibujar-con-el-lado-derecho-del-cerebro.html

En uno pongo un enlace. La autora es Betty Edwards. Por la red me parece incluso que su versión antigua circula libre.

A parte de enseñarte a dibujar, es muy interesante también su visión sobre el aprendizaje y el funcionamiento del cerebro derecho ;)

Marvan dijo...

que por cierto, ahora visto, el link que pongo en mi blog es justamente a uno de estos ejemplares libres. O sea que te toca leer jejeje.

Zinnia Muñoz dijo...

Gemma, con Andrea(Chile) estamos convencidas de que realizar un encuentro internacional homeschooler es posible. Hay qué pedirlo y buscarlo. Tenemos que comenzar a mirar quien nos puede dar una mano para los pasajes que ya el alojamiento y lo demás es más sencillo.

Marvan, no tener skype !no es disculpa¡ en este link lo puedes descargar y es gratis y funciona bastante bien, ¡anímate!:

http://www.skype.com/intl/es/prices/

Yo también conseguí el libro de dibujo pero aun no lo hemos empezado a trabajar.